Por: Perfecto Lara Rodríguez.

La agudeza visual se pierde debido a muchas causas, entre otras: Cataratas, glaucoma, miopía, hipermetropía, lesiones y tumores cerebrales. Pero la causa más común son las alteraciones de la retina, causadas por la diabetes y la arterioesclerosis, cuya característica común es una pobre oxigenación de la retina.

El ojo es uno de los órganos más sorprendentes por su admirable precisión y su elevado rendimiento. Todos los músculos del ojo se hallan en continuo movimiento para explorar el campo visual, aperturar o cerrar la pupila según la cantidad de luz y para modificar la curvatura del cristalino según la distancia del objeto; de forma que éste se vea nítido. Simultáneamente a todo ello el ojo está enviando información al cerebro, a través del nervio óptico.

Para llevar a cabo todas estas funciones tan complejas el ojo sólo necesita una pequeña cantidad de oxígeno, vitamina A, carotenoides que actúan como antioxidantes que evitan la degeneración macular de la retina, vitamina C y E, cuya carencia favorece las cataratas y la pérdida de la visión.  

El déficit de antioxidantes debido a una alimentación pobre en frutas, semillas, hortalizas y frutos secos oleaginosos, pueden producir el deterioro de la retina y favorecer la pérdida de la agudeza visual. Por lo mismo conviene aumentar la ingesta de zanahorias, el vegetal más rico en beta caroteno (Provitamina A); y de espinacas, duraznos, calabazas, arándanos y zarzamoras.

También hay plantas maravillosas que sorprenden por su eficacia para ayudar a combatir las afecciones de los ojos; como el árnica, el arándano y el Ginkgo biloba, debido a que contienen las sustancias más efectivas para la prevención de la degeneración macular como los antioxidantes, el mineral zinc y los carotenoides, (zeaxantinas y luteínas) que también se encuentran en las espinacas y las coles.

El Beta caroteno de las zanahorias contribuye a mejorar la agudeza visual; Pero la naranja que es rica en carotenoides y vitamina C y otros antioxidantes es todavía más eficaz porque sus fitocomponentes protegen a la retina del constante deterioro.  Además, aportan flavonoides que mejora la circulación sanguínea en la retina.

Hasta aquí nos hemos referido al problema de la agudeza visual desde el punto vista estrictamente físico; ahora nos referiremos al sustrato emocional que se refleja en la pérdida o déficit de la visión.

Los ojos representan nuestra capacidad de ver y cuando tenemos problemas con ellos significa que hay algo que no queremos ver; ya sea en nosotros y en nuestro entorno; en el presente, pasado o en el futuro. Como no podemos cambiar la situación, encontramos la manera de no verla con tanta claridad.

Una actitud negativa muy común es sentir irritación por la forma en que vemos la vida. A veces tememos el futuro, en ambos casos preferimos no ver lo que pasa en nuestro entorno o nos bloqueamos a lo que vemos venir. Entonces…

¿QUÉ HACER PARA RECUPERAR NUESTRA AGUDEZA VISUAL?

Los problemas más comunes nos impiden ver bien o bloquean nuestra visión natural de las cosas. Todo problema que afecta a la vista significa que se prefiere cerrar los ojos a lo que sucede en vez de arriesgarse a perder a alguien o a algo. Es una forma de auto protegernos.

Por lo tanto, si estamos perdiendo agudeza visual, debemos preguntarnos: ¿No estaré yo negando algo que sucede en el presente?, ¿Qué es lo que no quiero enfrentar?, Tengo miedo de contemplar el presente o el futuro? ¿Si pudiera ver con claridad qué vería que ahora no veo? Sería interesante contestarnos estas preguntas, muchas personas se han curado cuando retroceden en el pasado para hacer una limpieza y tirar aquello que no querían ver uno o dos años antes de que empezara a usar gafas.

Es momento de que seas consciente de que nada cambiará, aunque rehúses ver la verdad cerrando los ojos. En lugar de que pienses que puedes perder algo, será más sensato que le hicieras frente a la situación y la arreglaras. Si crees que viéndolo todo no tendrás derecho a equivocarte, esta creencia no es buena para ti. No hay experiencias sin errores y no hay evolución sin experiencias.

Se dice que los ojos son el espejo del alma; así es que cualquier problema en ellos indica que no vas en la dirección necesaria para que tu alma realice tu plan de vida.  Sólo una fuerte creencia puede tener el poder necesario para inferir en tu vista.

Por lo mismo para recuperar la agudeza visual perdida conviene cambiar nuestros esquemas mentales; tratar de ver, analizar y enfrentar todo aquello que evitamos, por dolor o por miedo. Es también necesario cambiar nuestras creencias limitantes por otras más reales y funcionales.

Para tal efecto es bueno repetirnos cada mañana al despertar y antes de dormir: “Yo soy guiado por la divinidad. Estoy seguro. Veo con claridad y acepto la vida como ésta nos llega. Todo lo veo con amor y alegría”.

Perfecto Lara Rodríguez. Ex Presidente Municipal del X Ayuntamiento de Tecate, B.C. (1977-1980), primer diputado por el séptimo distrito local en la XI legislatura estatal de B.C. (1983-1986), actualmente es maestro jubilado y cuenta con estudios de licenciatura en Ciencias Biológicas, Maestría en Psicoterapia Medica, postgrado en Hipnoterapia clínica, y Diplomado en diversas terapias de medicina alternativa: Acupuntura, Herbolaria, Biomagnetismo, Radiónica, Electroemoción y Bioneuroemoción.
Cel. 686 1829045, Facebook: Perfecto Lara Rodríguez.

 *LAS OPINIONES DEL AUTOR NO REFLEJAN LAS DE LA EMPRESA*

0 Comments

Leave a Comment