Psic. Felipe Aguilera Calleros

Muchos son los mitos alrededor del tema de ir a terapia, algunos pueden frenar nuestra intención de acudir con un experto en la salud mental. Esto es un problema ya que los conflictos son como una bola de nieve, que de no frenarse simplemente crecen y crecen y eso que tal vez, era pequeño o sencillo en un inicio, termina convirtiéndose en algo realmente complejo.

El día de hoy hablaremos sobre algunos los mitos de ir a terapia:

Las personas que van a  terapia están locas.  

Una persona que va a terapia es una persona valiente que busca un cambio positivo en su vida, es alguien que se preocupa y se está ocupando de sí mismo; una persona consciente de que estar bien y sentirse bien es parte fundamental de una vida saludable y el disfrutar de un equilibrio emocional.

Los psicólogos están locos.

Una psicóloga o psicólogo no deja de ser persona, por lo tanto, puede tener problemas como cualquier ser humano. Sin embargo, el hecho de haber estudiado esta carrera propicia que el terapeuta pueda reconocer la necesidad de también buscar ayuda y no sólo eso, la mayoría de los campus y universidades exigen a los psicólogos en formación cumplan con un determinado número de sesiones para su auto revisión.

La psicoterapia solo se trata de revivir el pasado.

Desde ya hace tiempo existen distintas corrientes, algunas bien pueden centrarse en el pasado, otros solo trabajan con ciertos elementos de ese tiempo y otras más, se enfocan en el presente. No toda terapia es hablar del pasado.

El psicólogo me va a regañar.

Un psicólogo no regaña ni juzga. Muchas personas tienen miedo de acudir a terapia por ideas como:

“¿Qué va a pensar de mí el psicólogo?, se burlara de mí, y se lo contará a todos”

Un buen psicólogo existe para ayudar, no para hacer crecer tu ansiedad; mucho menos divulgar tu vida personal, pues se debe regir por el código ético en el que se señala la confidencialidad de todo paciente.

La terapia es un gasto innecesario.

¿Cuánto gastas en cosas que sabes al final de cuentas no generan un provecho a tu salud? En esa fiesta, en esa bebida que te dará por lo menos, resaca al día siguiente…

¿Y si hubiera una forma en la que te dieras cuenta que ser feliz es una decisión tuya, que tu bienestar no depende de una persona, evento o de un objeto?

Todo lo que tú aprendes en terapia es una inversión en tu salud, que te dará las herramientas para encontrar soluciones a problemas futuros.

La terapia es muy lenta y se necesitan años para que funcione.

Un mito más, que igualmente puede que esté basado en el hecho de que ciertas corrientes trabajan con un gran número de sesiones.

Un proceso que muchos podrían considerar “lento”. Sin embargo, hay corrientes que trabajan con un número más reducido de sesiones, dependiendo de los objetivos del paciente; una vez alcanzando ese objetivo pudiera no ser completamente necesario continuar con el proceso, a final de cuentas la meta ya se alcanzó.

Mi mejor amigo es mi terapeuta.

Esta es una idea equivocada. Cuando nosotros recibimos consejos o apoyo por parte de nuestros amigos o tal vez nuestra familia, está bien pero no es terapia. Lo que nos diga esa persona siempre estará influenciado por el afecto que tienen hacia nosotros.

La psicóloga o psicólogo, nos brindará un punto de vista imparcial en donde se tiene una visión más amplia de los eventos que nos ha provocado conflicto o malestar.

¡Olvídate! o mejor dicho, recuerda: que todos son mitos. Sobre todo, si una pequeña parte de tí ha considerado iniciar un proceso terapéutico; y si ya lo iniciaste, cada uno de estos mitos son un buen tema que puedes abordar con tu psicólogo sin ningún temor.

Seguro eso te traerá más tranquilidad y confianza en tu proceso.

“A terapia no van quienes tienen problemas, problemas tenemos todos. A terapia van quienes quieren resolverlos”

Si conoces otro u otros mitos, o quieres pedir un tema en especial para esta sección, envía un correo a psico.psicolor@gmail.com

¡Nos vemos en la próxima publicación!

0 Comments

Leave a Comment