Esto de tener acceso a información en todas partes del mundo permite conocer sobre diferentes concursos. Es una de las maravillas de las redes sociales y resulta que allá por la Tierra de Santa Rosalía en nuestra península de Baja California, emitieron una convocatoria apoyada por librería, ello con la finalidad de que los lugareños participaran con sus cartas de amor. Leí con sumo cuidado la convocatoria, debo reconocer que me quedé con el interés de participar, quedé descartada desde el primer requisito a cumplir, ya que yo no vivo en el lugar donde fue realizado el concurso, a pesar de ello seguí con interés el mencionado concurso, y… que llega la fecha de cierre de la mencionada convocatoria, esperé y grande fue mi sorpresa que sólo una carta llegó al centro de recepción de las misivas, sólo una, estupefacta quedé ¿Ya no creen en el amor? ¿No se atreven a escribir cosas cursis? Como aquello de te extraño, que se escucha lindo y llena el alma. Donde quedaron esas palabras de decirle a otro ser que el sonido de su voz al decir buenos días te llena el día. O eso de que hago pausas en el día para pensar en ti. O los poemas que muchos solían copiar de Amado Nervo cuando escribió aquello de “El Primer beso” <Yo ya me despedía…y palpitante cerca de mi labio de tus labios rojos, <<Hasta mañana susurraste>>, yo te miré a los ojos un instante y tú cerraste sin pensar los ojos y te di el primer beso, alcancé la frente iluminado por mi dicha cierta>, o mi favorito de Gabriela Mistral  “Besos” Hay besos que pronuncian por sí solos, la sentencia de amor condenatoria, hay besos que se dan con la mirada, hay besos que se dan con la memoria.

Incluso si alguien no lo llegan las palabras para escribir, hasta puede narrar una canción, que de amor hay muchas, sobre todo aquellas que describen un amor correspondido o hasta en su caso no correspondido, ejemplos hay muchos como aquella pieza compuesta por Ema Elena Valdelamar <He encontrado en tu amor la fe perdida, y ahora tiene mi vida una razón, yo no sé si fue el embrujo de tus ojos, quien le dijo a tus labios quítenle el corazón, yo sé que los mil besos que te he dado en la boca se me fue el corazón>. Y así sigue esa letra por llena de armonía y palabras cargadas de emoción a un ser amado. Espero que más instituciones organicen este tipo de eventos donde las palabras puedan fluir de manera que llenen de esperanza a quienes pensamos que el amor es un sentimiento que debe rescatarse. Hace unos días leí aquello cuando dice “Hace una semana estuvimos frente a los festejos del día del amor y la amistad, unos años atrás los regalos más preciados”.

El mes de febrero llegó cargado de amor y colgado de corazoncitos en cada una de sus letras suena cursi y quizá lo sea, y las personas no deberíamos esperar una fecha específica para decirle a una persona lo que la amamos, evitaré ser negativa en este día que muchas personas esperan con buen ánimo. Me agrada ver las decoraciones en los establecimientos, llenas de corazoncitos y cupidos e imagino lo que pasa una persona para decidir sobre el objeto que le dará a esa persona que le despierta ese sentimiento después de todo estar enamorado es magia del universo. En diferentes lugares vi lo que se ofrece para entregar como presente a la pareja, dulces, chocolates, muñecos de peluches y otro tipo de objetos. Hay establecimientos que ofrecen aquellos paquetes de cena, flores y otras cosas para que el anfitrión sólo se preocupe de agasajar al amado. Soy una persona que reconozco todo lo que produce el amor, mejora la vida de cualquiera, y se muestra al exterior, al estar enamorados nuestro cuerpo se mira radiante, y esos cambios son a nivel interno, hay una mayor liberación de endorfinas, tenemos una mejor postura y mejora nuestra salud.

Por si fuera poco, el amor nos permite tener mejores defensas, pero sobre todo nos hace sentirnos bien y nos vemos mejor. Baja nuestros niveles de estrés, rejuvenece nuestra piel, nos da vitalidad y aumenta nuestra autoestima, y todo ello nos permite tener una mejor salud. Lo mejor sería en esta fecha dedicarle más sentimiento y menos mercadotecnia, si es agradable aquello de ir a cenar, recibir obsequios. Insistiré en que los presentes más agradables son el tiempo que dedicas y te dedica cada día la persona que amamos y nos ama, como salir a caminar juntos… sin prisa, observar un atardecer. Compartir esos silencios en que se dice todo con una mirada así que diré bienvenido el día del amor. Es momento de voltear a los sentimientos íntimos de cada quien, es probable que, si regalas una tarjeta o una carta de amor, sea una sorpresa tal que bien valga una ataque de besos a tu persona y te consuman con caricias y abrazos.

Pregunté entre algunos conocidos, ¿Cuándo fue la última vez que escribiste una carta de amor? Y algunos dijeron que nunca habían escrito nada para nadie a pesar de estar enamorados, así que si ven que mis amistades reciben cartas será porque ahora he servido de cupido, creo que poder escribir lo que sientes por una persona aunque sean frases trilladas, esas mismas frases no suenan igual de una persona a otra, aunque ¿Quién puede saberlo? Si alguien llega a decirle a otra persona versos de Gabriela Mistral <<Hay besos que se pronuncian por sí solos, la sentencia de amor condenatoria, hay besos que se dan con la mirada, hay besos que se dan con la memoria>> reflexiono y me percato de que muchos crecimos con algunos o muchos de estos escritos llenos de amor y destilando miel o escurriendo dolor por alguna pena de amor.

Por otra parte hay personas que hasta se angustien por no tener con quien compartir este día, pero eso no debería ser motivo de estrés pues muchos escépticos del amor dicen que el amor es un espejismo, que nadie puede ser amado de manera tan idealista, y yo sólo diré que pobres aquellos que no han sufrido la enfermedad del amor, si porque muchos dicen que el amor es una enfermedad por que hace que el cambie su química para ser más agradable al ser amado.   

0 Comments

Leave a Comment