Al amanecer del día 30 de enero, un día después de la toma de Mexicali, rancheros de Tecate en su mayoría, ya estaban dispuestos a combatir a los “Revoltosos”; en los días siguientes se sumarían más rancheros.

El 31 de enero, el coronel Celso Vega ratificó la información a Porfirio Díaz (80) y le aseguró que creía que “Los revoltosos o una parte de ellos, se dirigieron con rumbo a Picachos y Tecate; de modo que si tal hacen tengo esperanzas de encontrarlos y batirlos antes de llegar con mis tropas a Mexicali y procuraré dar a aquellos una buena lección”.

El primero de marzo otro grupo de “Revoltosos”, dirigidos por Luis Rodríguez, cruzó la frontera, saqueó varios ranchos y se estableció en el indefenso pueblo de Tecate.

El pueblo de Tecate, que estaba defendido únicamente por el Comisario José D. Morales y los gendarmes Manuel Downey, Capracio Valencia e Isidoro Flores, fue capturado en la madrugada del 12 de marzo de 1911 por el cabecilla Luis Rodríguez, al mando de 35 filibusteros quienes perfectamente armados, se encontraban en el pueblo de El Cajón, California, esperando el momento oportuno para dar el albazo.

El día 13 de marzo salió de Ensenada el Capitán 1ro. Justino Mendieta, llevando como exploradores a los gendarmes Cienfuegos, Vector Higuera, Guadalupe Talamantes y Juan Beltrán y a los auxiliadores también montados, Lerdo González Romo (39), Crescencio Mata y Cayetano Peralta, así como también al Comisario de Tecate, José D. Morales.

José María Leyva

La tarde del 14 de marzo, José María Leyva (34) y Simón Berthold Chacón salieron de Mexicali con rumbo a Tecate.

Simón Berthold Chacón

El 16 de marzo, los cabecillas José María Leyva y Simón Berthold Chacón dividieron sus fuerzas, siguiendo una fracción como de 125 hombres al mando del cabecilla Simón Berthold Chacón rumbo al mineral de “El Álamo”, y la otra fracción con el resto, al mando de José María Leyva (34), rumbo a Tecate.

El 16 de marzo, se realizó un combate entre alrededor de setenta hombres del octavo batallón de infantería, al mando de Justino Mendieta -con la ayuda de rancheros voluntarios e indígenas de la zona- en contra de los hombres de Luis Rodríguez y su grupo, quienes se habían apoderado de Tecate días atrás.

Antes de amanecer el 17 de marzo de 1911, el capitán Justino Mendieta había ya logrado hacerse de buenas posiciones frente a Tecate y con las primeras luces del día inició su ataque con tanta energía que en unas cuantas horas había ya desalojado al enemigo haciéndole ocho muertos, (Contándose entre ellos el propio cabecilla Luis Rodríguez) y dispersando el resto que se internó a Estados Unidos.

Debido a ello, el coronel Celso Vega, hizo una declaración, que se publicó un día después, 18 de marzo, en la que señaló: “Estoy seguro de que todos los hombres fuera de la ley de las cercanías de Tecate fueron destruidos por las tropas del octavo batallón bajo el comando del capitán Justino Mendieta”.

Uno de ellos, probablemente, José María Limón o Luis Rosales, pudo haber sido capturado vivo, pero dado que había órdenes de no tomar prisioneros, fue baleado por el comisario de Tecate, José Morales.

Mientras tanto, el cabecilla José María Leyva (34) continuaba su marcha hacia Tecate en la seguridad de que Luis Rodríguez le tendría lista la caballada, pero como, al llegar el día 19 se da cuenta de que estaba en manos de las fuerzas leales, atacó la plaza confiando en el número de su gente; pero fracasó en cuantos intentos hizo, sufriendo fuertes pérdidas; por lo cual, al oscurecer del mismo día 19, emprendió su retirada rumbo a Mexicali.

Con el coronel Miguel Mayol presumiblemente cerca de Mexicali, Francisco Vázquez Salinas (47), que había llegado a Mexicali después de perderse la masacre de Tecate, porque en ese momento se encontraba en los Estados Unidos, el 22 de marzo, fue seleccionado por la Junta como el nuevo comandante.

A partir de las observaciones que allí se hacen, todo indica que la impericia del general José María Leyva y el no conocer los puntos vulnerables que le ofrecía la topografía conllevaron a la victoria militar del Capitán 1ro. Justino Mendieta.

De igual forma, destacaron un acto al que llamaron heroico del tecatense Capracio Valencia -ya mencionado- por salvar la vida de varios compañeros.

La última ocasión, el 24 de marzo, cuando se temía que los hombres del general José María Leyva aún estuvieran en los alrededores de Tecate, tres indígenas fueron sorprendidos acarreando 170 libras de alimento entre harina, tabaco y sal.

El 25 de marzo, 200 hombres del Octavo Batallón, al mando del Teniente Coronel Juan N. Vázquez, salió en dirección de Tecate, donde se uniría con los hombres del capitán primero Justino Mendieta.

Dos días después, desde Tecate, el coronel Miguel Mayol contestó al coronel Celso Vega afirmando que cambiaría su ruta, esto obedecía “A dos razones, la primera es que, habiendo como hay gente y minas en “Picachos”, bien podrían hacer algún daño a mi tropa impunemente, y la segunda, para ver si puedo encontrar a los asaltadores de “El Álamo”.

El 28 de marzo, se reunieron en el pueblo de Tecate, los 200 hombres del 8vo. Batallón al mando del Teniente Coronel Juan N. Vázquez y el resto del batallón al mando del coronel Miguel Mayol con su sección de ametralladoras, impedimenta, etc.

El 30 de marzo, el coronel Miguel Mayol partió de Tecate siguiendo la ruta que los rancheros voluntarios le señalaron; estos eran: Juan Riviera, Juan Morales, Faraón Sarabia, Miguel Santacruz, Vicente Sepúlveda, Juan de la Cruz Peralta y Joaquín Carrasco.

También se desplazaban refuerzos enviados de Mexicali a El Álamo, así como soldados rezagados de la derrota de Tecate que se dirigían hacia el sur.

Jack R. Mosby

El 20 de abril, Jack R. Mosby inició la salida de El Álamo hacia Tecate.

A las 9 de la noche del 27 de abril, alrededor de 40 hombres, en su gran mayoría voluntarios -indígenas entre ellos-, residentes de las rancherías o del puerto de Ensenada, partieron hacia Tecate al mando del coronel Celso Vega.

En el viaje hacia Tecate, en el Rancho “Agua Fría”, el 28 de abril, Francisco Pacheco ordenó la muerte de tres rancheros de la zona: Plácido Mata, Jorge y Concepción Mason.

El 30 de abril, los hombres de Jack B. Mosby acamparon cerca de Tecate para esperar la llegada de las fuerzas de Carl Ap Rhys Pryce (35).

El 1 de mayo de 1911, la columna principal, que incluía a algunos mexicanos comandados por un hombre llamado Francisco Pacheco, se dirigió a Tecate.

El mismo lunes primero de mayo, la guerrilla compuesta de gendarmes y auxiliares mandadas por los comandantes Julio Núñez y Juan I. Iriarte, supo en El Carrizo de la toma de Tecate, y, después de discutir ambos comandantes sobre lo que convenia hacer, acordaron: Iriarte, replegarse con sus gendarmes a Tijuana, para reforzar la guarnición de este pueblo en caso de que fuere atacado, y Niñez en quedarse en El Carrizo con sus auxiliares para esperar la guerrilla de Lerdo González Romo (39), que estaba por arribar a ese lugar por momentos; y así, ya juntos, dedicarse a molestar al enemigo.

El 2 de mayo, en el rancho “El Carrizo” cerca de Tecate, los liberales fueron tomados por sorpresa por un grupo de federales de reconocimiento comandados por Lerdo González Romo (39) y en la escaramuza que siguió, Jack B. Mosby recibió una bala en el pecho que le atravesó el pulmón. Sus compañeros lo trasladaron al otro lado de la frontera, donde empezó un mes de lenta recuperación.

Carl Ap Rhys Pryce (35) llegó a Tecate el 4 o 5 de mayo, por lo que en esos días el asalto a los ranchos se multiplicó.

Claudio Sarabia, hermano de Faraón Sarabia -mencionado como el conductor del coche correo asaltado por Jack B. Mosby en las afueras de Tecate y uno de los defensores de Tijuana el 8 y 9 de mayo, fue uno de los 22 que no quisieron pasar a Estados Unidos-.

Salvador Orozco, ranchero mexicano, nativo de Tecate que se unió al movimiento junto con Rodolfo J. Gallego, al igual que Jack B. Mosby y Francisco Pacheco, fue trasladado a Estados Unidos para que recibiera atención médica, solo que este se recuperó antes que Mosby y Pacheco, por lo que participó en la toma de Tijuana el 9 de mayo de 1911.

De acuerdo con las versiones periodísticas, cuando Salvador Orozco paseaba por una calle de Tijuana, encontró el cadáver de su tío Bernardino Gortari, ranchero de Tecate que participó como voluntario en la defensa de Tijuana.

El 26 de junio de 1911, el mismo Pedro B. Estrada, agente de Información y Propaganda Agrícola de Tecate, insistía ante la Dirección General de Agricultura acerca de la situación de los tecatenses que continuaban en Tecate y Campo, California.

En la primera decena de julio, el capitán Justino Mendieta, efectuó la última persecución, por decirlo así, de filibusteros por la sección de Tecate, encontrando en el rancho de “Nejí”, a seis de éstos, que merodeaban todavía por esos rumbos; y siguiendo las órdenes que había recibido del coronel Celso Vega, prosiguió su gira por Tijuana, y puntos intermedios hasta llegar a El Real del Castillo”, el día 13 del mencionado julio, sin haber tenido más novedad que la anteriormente apuntada.

En julio de 1911, Pedro Estrada, un residente de la Colonia Agrícola de Tecate, informó a la Secretaría de Fomento: “(…)de que en dicha colonia no termina la revolución por el filibusterismo y bandidaje; pues literalmente esos llamados “Liberales de Magón”, nos han arruinado pues fuimos despojados de todos los poquitos animales de trabajo, el poquito ganado que teníamos y las siembras del presente año tuvimos que abandonarlas; pues para poder salvar nuestras familias, tuvimos que pasar la línea y pasar a Estados Unidos, donde nos hallamos trabajando con amos para poder medianamente vivir”.

Ricardo Flores Magón

El Cónsul de México en San Diego, luego de un viaje a Los Ángeles, informó el 27 de julio que una partida de hombres se organizaba en ese lugar a las órdenes de Richard “Dick” Ferris y de Ricardo Flores Magón, “El primero porque sigue soñando con adueñarse de la presidencia de la República de la Baja California y el segundo y socios, en su idea de fomentar la revolución en México, antes que tengan lugar las próximas elecciones”.

De acuerdo con un informe del 15 de agosto de 1911, el sentimiento en contra de los estadounidenses en general se mantuvo por varias semanas, ya que muchos de esa nacionalidad intervinieron en forma directa en el movimiento armado.

El 24 de agosto de 1911, el general Manuel Gordillo Escudero asume la jefatura política del Distrito Norte, cargo en el que permanecerá hasta octubre de 1912.

Por el Profr. José Luis Bobadilla Acosta
Taller de Historia de Tecate, A. C.

0 Comments

Leave a Comment