Durante muchos años escuchamos decir al actual presidente de México Andres Manuel López Obrador, la frase “Al diablo con las instituciones”, en un rompimiento total contra todo lo establecido por parte de a quien el llama “Poderes fácticos”, “Conservadores” “Enemigos” “Neo liberales” y al parecer a su estilo si esta rompiendo con el status creado y mandando al diablo todas aquellas instituciones que no le son afines y que le estorban en su proyecto de nación denominado la cuarta transformación.

Nos llama la atención y nos admira, que un hombre conservador como lo es él, pues conserva y practica las costumbres, dichos y vida del común de los mexicanos, pues lo mismo le da sentarse en una humilde fonda que en un palco deportivo o bien convivir con el proletariado con el mismo trato que con el potentado, con mirar más hacia el pasado que al presente, con un modo de gobernar que quiere enclaustrar al gobierno buscando evitar la llamada globalización que a diario como el Quijote enfrenta los molinos de viento, dice no haber tomado partido en el asunto del aumento del período de gobierno en Baja California de dos a cinco años.

Quienes conocimos el régimen de Don Luis Echeverria, lo vivimos y algunos lo sufrimos con las fuertes devaluaciones e inflaciones galopantes muchas veces hacemos comparación del actual con este y vemos que son similares en el populismo; el otro traía un portafolio lleno de dinero que repartía entre los más necesitamos (Por no existir la tecnología de hoy día) y el actual hace los mismo sin son ni ton repartiendo el dinero inclusive hasta a quien no lo necesita, utilizando las tarjetas inventadas por los neoliberales.

A diario en su alocución mañanera nos remite a la historia de México, nos repite hasta el cansancio frases pre fabricadas como “No somos iguales”, “Todos son corruptos, buenos con unas excepciones, dice”, y muy recurrente “La prensa chayotera (No toda) esta al servicio de los patrones y solo confía en las “Benditas redes sociales”, llama enemigos a quienes difieren de su forma de actuar y de pensar y al no estar de acuerdo con el decir y el hacer de otros dice que no son dignos de creerles.

Si bien es cierto que la corrupción ha bajado en las oficinas a nivel federal, también es cierto que la inseguridad va en aumento, que los empleados van en picada y que la economía se va estancando también lo es cierto, como el peso sigue flotando alrededor del dólar y el mexicano no ve su salida de la pobreza, sigue el adalid diciendo que las cosas han cambiado en México. No podemos estar de acuerdo con Muñoz Ledo, pero tiene mucha razón en lo que dice.

0 Comments

Leave a Comment

Calendario

img advertisement

Síguenos

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

img advertisement

Publicidad

img advertisement
img advertisement

Síguenos

Etiquetas