Por el Psic. Felipe Aguilera Calleros

Nadie nace con los conocimientos necesarios para ser un buen padre, esto es algo que se aprende, igualmente el ser una buena madre, pero una diferencia característica entre ser buena madre y buen padre, es que este último en ocasiones parece ser muy cuidadoso, incluso temeroso, para demostrar afecto, el consejo más grande es quitarnos esos miedos.

El afecto paternal tiene efectos muy positivos a lo largo de la vida de sus hijos. Algunos de estos es promover una autoestima más saludable, mejor desempeño escolar, y disminuye los problemas de comportamiento en el menor, no olvidemos mencionar que se procura una mejor salud mental. En el lado opuesto de la moneda, aquellos niños que no reciben este afecto suelen ser más problemáticos, agresivos, etc.

Diversos estudios han encontrado la relación directa entre el afecto de un padre y/o madre, y el futuro equilibrio emocional de sus hijos. Los niveles de ansiedad y estrés son mucho más reducidos en los grupos de personas que tuvieron afecto por parte de sus padres.

¿Qué puedo hacer para procurar ser un mejor padre?

Dedícales tiempo a tus hijos, tiempo de verdad, en donde los escuches y conozcas, en donde aprendas de ellos y de la misma forma compartas aprendizaje.

Dar abrazos, jugar, dar un beso en la mejilla, son muestras de cariño invaluables, y para nada son muestras de afecto exclusivas de madres a hijos. Cuando demuestras cariño por tu hijo lo haces sentir importante, querido y le da una sensación de protección.

No olvides que la confianza en algo muy importante para relación padre – hijo. Para tu hijo el notar que tiene un gran valor para ti es señal de apoyo, y aceptación. Si por el contrario te muestras desconfiado de él, esa desconfianza se transformará en la personalidad de tu hijo en forma de inseguridad.

Padre de familia que lees estas líneas, siempre serás un modelo a seguir, no seas solo un modelo, se un ejemplo, pues en el transcurso de la vida y desarrollo de tu hijo él aprenderá de tus acciones y de tus palabras. Ser un buen padre es ser un buen hijo, ser buena compañía para tu pareja, hablo de tener congruencia, de esa forma serás el padre que muchos habrían querido tener.

“El mejor regalo de un padre a sus hijos, es un poco de su tiempo cada día”

Dedicado a mi papá y mi mamá, los mejores del mundo.

¡Nos vemos en la próxima publicación!

 *LAS OPINIONES DEL AUTOR NO REFLEJAN LAS DE LA EMPRESA*

0 Comments

Leave a Comment