Los seres vivos en su mayoría dependen del agua para poder vivir. De hecho, el cuerpo de los humanos está compuesto por aproximadamente un 60% de agua. Esto nos podría ayudar a entender el nivel de importancia que tiene el agua y la correcta hidratación para el funcionamiento adecuado del organismo.

Cada célula que conforma el organismo humano requiere de agua para poder vivir y completar sus funciones. Por eso, mantener un nivel de hidratación adecuado es sumamente importante para cada una de las funciones más básicas que tienen las personas. Por hidratación se puede entender la acción de absorber líquidos por diversos medios, de una manera continua y permanente.

Con esta acción se busca reemplazar los líquidos que de forma natural el organismo va gastando en diversos tipos de actividades. Si bien este gasto aumenta cuando se realizan ejercicios o trabajos de alto impacto físico, hay que considerar que hay otras formas de perder líquidos.

¿Cómo perdemos líquidos?

Una persona es capaz de perder líquido con el solo hecho de respirar, incluso cuando se encuentra en descanso. Los órganos siempre están consumiendo el líquido que se encuentra en los tejidos. Y cuando este nivel se encuentra bajo es cuando las personas presentan sensación de tener sed. El consumo de líquidos por parte del organismo no se detiene, ni siquiera cuando dormimos, por eso, el suministro de líquidos para reponer las reservas, debe ser igual de continuo.

BENEFICIOS DE MANTENERSE HIDRATADOS

1. Para el cerebro: Uno de los beneficios de mantenerse hidratado es que esto facilita la oxigenación de las células cerebrales y permite que el cerebro se mantenga activo para realizar todas sus acciones. La deshidratación en el cerebro puede ocasionar serios problemas de salud.

2. Para las células: Es importante mantener un nivel de hidratación adecuado en las células. Esto es fundamental para que exista un transporte eficiente de hidratos de carbono, vitaminas, minerales, proteínas, entre otros nutrientes esenciales, así como también una adecuada oxigenación celular. De esta forma, las células están en capacidad de producir la energía necesaria para que se lleve un buen funcionamiento de todo el cuerpo. Asimismo, con una buena hidratación se facilita la eliminación de toxinas acumuladas. Gracias a esto, se obtiene una función metabólica adecuada.

3. Para el tracto digestivo: El agua es de suma importancia para que se lleve a cabo la digestión de los alimentos. De igual forma que ocurre en la absorción de los nutrientes, mantener un nivel adecuado de hidratación facilita el paso de los nutrientes a la sangre, y luego, su distribución en las células. Por el contrario, cuando el organismo se encuentra deshidratado, el tránsito intestinal se vuelve lento. Esto trae como consecuencia una situación de estreñimiento.

4. Para el corazón: Consumir líquidos es muy importante para el buen funcionamiento del corazón. Conseguir un balance adecuado del agua en el cuerpo también es fundamental para mantener la presión arterial entre los límites normales.

5. Para los riñones: Una hidratación adecuada es necesaria para el funcionamiento adecuado de los riñones, ya que ellos tienen la gran tarea de eliminar los desechos del organismo por medio de la orina. Asimismo, los riñones son los que controlan el nivel hídrico del cuerpo. También se encargan de estabilizar los niveles de sodio, potasio y otros electrolitos, con la regulación de la orina.

6. Para los músculos y las articulaciones: El agua que es el líquido principal que se debe consumir. Este tiene la función de actuar como un lubricante en la estructura muscular y en la estructura de las articulaciones. Por lo tanto, resulta imprescindible para que estas puedan llevar sus funciones adecuadamente.

7. Para la piel: Una buena salud cutánea también es el beneficio de mantenerse hidratado. Ingerir abundante agua y líquidos saludables contribuye a mantener humectado los tejidos corporales. De esta forma ayuda a conservar las células cutáneas en perfecto estado, para así poder conservar la flexibilidad, la suavidad y el color adecuado de la piel.

8. Para la temperatura del cuerpo: Mantenerse hidratado es determinante para regular de forma efectiva la temperatura corporal, por medio de la disipación del calor. Si la temperatura corporal se encuentra muy elevada, el cuerpo pierde líquido. Para ello, utiliza los procesos de la transpiración y la evaporación del sudor.

No te olvides de consumir entre un litro y medio y dos de agua al día para optimizar todas las funciones de tu organismo. Recuerda que las necesidades de líquido pueden variar en función de tus hábitos y estado de salud.

Facebook: Nutrición y Vida
Consultorio: 521-32-21 Cel: (665) 101-10-18
Avenida Juárez y Carranza #18-1 Zona Centro

0 Comments

Leave a Comment

Calendario

img advertisement

Síguenos

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

img advertisement

Publicidad

img advertisement
img advertisement

Síguenos

Etiquetas