Las grasas hidrogenadas o grasas trans, son grasas que se generan mediante un proceso químico. Son las que más indicadores tienen en su contra, hecho que hace que nadie las recomiende, ni siquiera en porcentajes bajos. Podría decir que deben ser evitadas en lo posible. Obtenidas a partir de la hidrogenación de aceites vegetales (Con lo que pasan de insaturadas a saturadas con la forma trans), son mucho más perjudiciales que las saturadas presentes en la naturaleza.

¿Cómo se obtienen las grasas trans o hidrogenadas?

Las grasas hidrogenadas son sometidas a un proceso químico que beneficia a sus fabricantes, sobre todo porque su costo es inferior al de otras grasas.

Las grasas trans o hidrogenadas se generan a partir de un proceso químico que tiene muchas ventajas para los fabricantes, principalmente en el costo, pues son más baratas que otro tipo de grasas. Sin embargo, las grasas hidrogenadas suponen un peligro para nuestra salud. Las industrias alimentarias introducen hidrógeno a ciertos ingredientes que contienen grasa de forma natural en estado líquido, como por ejemplo los aceites. Lo hacen cuando están a una temperatura muy alta para que pasen a ser sólidos.

De esta manera se consigue que los alimentos se conserven en perfecto estado durante más tiempo, tengan un aspecto más apetitoso y sean más fáciles de cocinar porque es más difícil que se estropeen durante el proceso de cocinado.

¿Qué efectos tienen sobre la salud?

Las grasas trans o hidrogenadas se encuentran en la mayoría de alimentos procesados. Piensa que consumir tan solo 5 g de grasas trans al día ya se considera peligroso para la salud. Es conveniente evitarlas o reducir al máximo su consumo. Aumentan el riesgo de padecer enfermedades como:

Cardiovasculares y arterioesclerosis: Pueden elevar los niveles de colesterol dañino y triglicéridos, al tiempo que disminuyen los de colesterol saludable.

Cáncer: Pueden llevar al organismo a construir hormonas y membranas celulares defectuosas.

Cerebrales: Inhiben la acción de los ácidos grasos esenciales, retrasando el crecimiento y la maduración del cerebro.

Metabólicas y diabetes.

Alimentos o productos que las contienen

Las grasas hidrogenadas están presentes en una amplia variedad de productos de consumo regular como: Bollería industrial, galletas, platos precocinados, snacks, margarinas, golosinas, comida rápida en general, así como fritos.

Cómo evitar las grasas hidrogenadas

Para evitar las grasas, lo primero es evitar los productos procesados, por lo que es recomendable consumir productos frescos que no contengan este tipo de grasas ni otros productos añadidos. Y si tu compra la realizas principalmente en el supermercado, lee las etiquetas antes de comprar un producto procesado. Si dice que contiene grasas vegetales, hay que ver de qué tipo son esas grasas. Evita los ácidos grasos trans y las grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas.

Si acostumbras a comprar muchos productos procesados o precocinados puede parecerte difícil. No obstante, es importante cambiar de hábitos para lograr seguir un estilo de vida saludable. c

0 Comments

Leave a Comment

Calendario

img advertisement

Síguenos

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

img advertisement

Publicidad

img advertisement
img advertisement

Síguenos

Etiquetas