En memoria de un gran amigo y para mis amigos, Roberto Márquez, Marcos Contreras, Juan Barajas.

El título de este articulo llamado Lectura para Ciegos, tiene un doble sentido, el doble sentido es escribir con el corazón, con lo que se siente, con lo que se vive y con lo que se hace, Lectura para Ciegos va dedicado para todas aquellas personas en general que no han logrado ver lo que pudiera ser o es una realidad,  pero especialmente va dedicado a aquellas/os que por azares de la vida o por el hecho de haber nacido con una discapacidad, carencia, deficiencia, limitante que lo imposibilitad o dificulta desarrollar una actividad de forma habitual o normal.

 La ciencia ha determinado que a falta de un sentido se desarrolla otro o más bien se agudiza otro sentido, tal es el caso de una persona con ceguera de nacimiento, agudiza el sentido auditivo, el olfato y el sentido del tacto de ahí que puede leer en braille, a ese proceso en el cual se agudizan los sentidos se le llama reorganización sensorial, misma adaptación de los sentidos que nos ha dejado grandes personajes como Ludwig Van Beethoven, quien no obstante ir perdiendo el sentido de la audición siguió componiendo hasta lograr grandiosas obras musicales. Ray Charles, quien logró ser un grandioso músico y compositor no obstante su ceguera, José Feliciano quien con su ceguera congénita y motivado por el sonido de una lata de galletas empezó a hacer música y a tocar diversos instrumentos hasta lograr ser lo que es. Stevie Wonder, quien al nacer prematuro no logró la formación de sus retinas, logró cantar y tocar diversos instrumentos. Nick Vujicic, orador y motivador mundial quien nació con carencia de extremidades y quien hoy recorre el mundo motivando con su organización. Christy Brown, quien no obstante su parálisis cerebral logró escribir su biografía “Mi pie izquierdo”, mismo que fue adaptada a película y ganadora de un óscar de la academia. Y así sucesivamente podría mencionar a distintos personajes que se han destacado sin importar sus limitantes. Recuerdo cuando estaba estudiando la carrera de derecho que el maestro de sociología era una persona con ceguera, sabia el nombre de todos sus alumnos, nos repetía de forma exacta el libro, un tomo de 400 páginas, esto nos dejaba impactados no obstante la enseñanza que nos dejó como legado.

Lectura para ciegos, aclaro no es escrita por un escritor certificado y condecorado, ni por un periodista, sino simplemente su servidor, hago lo que un gran amigo me dijo un día: “Escribe lo que sientes y di lo que sientes, trata de no ofender a nadie, no humillar, trata de que la gente lo lea, que lo analice y que tu doble sentido lo analicen, no impongas tus ideas tus ideologías, no impongas cosas que ellos no quieran recibir, tu únicamente has un análisis de lo que se ve, y que ellos como dice el tema Lectura para Ciegos que si no lo entienden, se lo interprete otro”.

Este artículo se lo dedico a un amigo que por más de 35 años, platicamos, analizamos y convivimos, un gran periodista como lo conocí, un gran escritor y analista, quien posteriormente hizo la carrera de derecho, una persona de la que me jacto puedo decir era su amigo, quien fue una persona honesta, que no vivió en riquezas, no realizo su carrera tratando de lucrar, con una bonita familia formada y un gran ejemplo para todos y cada uno de aquellos que en algún momento sus críticas y análisis les molesto, que no lo consideraba como una crítica para el personaje, sino para la historia que estaba escribiendo y misma que este sabia por la experiencia que se queda grabada y que no se borra lo que uno hace en el actuar de su vivir, implícitamente jalaba las orejas con afecto y admiración, mi gran amigo GILBERTO LAVENANT SIFUENTES, en honor a ti dedico estos renglones y porque no páginas, con todo el cariño que siempre te tuve como amigo, tus últimos momentos en los que te trate, en los que sigilosamente argumentabas que ya habías superado el cáncer, que el tratamiento de la diabetes era complicado porque poco a poco ibas perdiendo la vista pero que no ibas a dejar de escribir mientras la vida te diera el lenguaje, la gran experiencia que habías aquilatado durante tu vida, descansa en paz amigo, espero poder seguir con tu consejo de seguir escribiendo única y exclusivamente lo que se siente y lo que se vive, si se nos dio la oportunidad de hacerlo no obstante estar limitantes o vernos imposibilitados, hay que hacerlo, porque algo bueno se ha de sembrar al compartir.  Y como  decía quien fuera mi profesor en la secundaria, el maestro BENJAMÍN CHÁVEZ MORENO, quien cada semana nos hacía leer un libro, mismos que en aquel tiempo me daba el lujo de leer porque tenía mi vista sin tanto problema “LEAN Y SI NO QUIEREN LEER UN LIBRO, POR LO MENOS LEAN HISTORIETAS, CUENTOS”.

Artículo publicado en la edición del Heraldo de Baja California No. 70 el 11 de noviembre del 2016.

0 Comments

Leave a Comment

Calendario

img advertisement

Síguenos

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

img advertisement

Publicidad

img advertisement
img advertisement

Síguenos

Etiquetas