Mucho se ha hablado en las últimas semanas sobre el Coronavirus. Me siento un tanto obligado a escribir unas líneas al respecto en relación a nuestro México.

Tiempo para prepararnos hemos tenido. Por alguna extraña razón, no hemos sido contagiados como lo han sido otros países incluidos dos con los que tenemos un gran intercambio comercial y de personas, Estados Unidos y España. Al momento de escribir estas líneas en México hay 11 casos confirmados y algunas decenas con sospechas. Ya ha habido al menos un caso que se recuperó. La verdad yo había pensado que para estas alturas estaríamos cancelando eventos y muchas otras cosas. No sé a qué se debe, pero es buena noticia.

En lo que respecta al futuro sí tengo algunas preocupaciones. Por un lado me preocupan las voces que le dejan toda la responsabilidad de los preparativos al gobierno federal. Y por otro, me preocupa que veo una crisis de los servicios de salud federales. Mucho se dice que no hay medicamentos ni implementos para ofrecer el servicio como se requiere para las enfermedades normales. Me parece que debe ser aún peor para una enfermedad anormal como es el Coronavirus. A estas alturas deberíamos tener miles de pruebas y no estoy seguro que las tengamos.

Pero me preocupa también que no veo a las instituciones de salud de los estados o a las privadas, comunicándonos los preparativos que están llevando a cabo para enfrentar lo que estamos seguros que habrá de llegar. Es cosa de tiempo. Pareciera que ellos también le están dejando todo al ejecutivo federal.

Tampoco me queda claro si ya sabemos lo que tenemos que hacer cada uno de nosotros. A saber: No saludar, no besar, cubrirse la boca con un pañuelo o con la parte interna del brazo, lavarse las manos con agua y jabón por más de 20 segundos y varias veces en el día, o si no hay agua y jabón, con alcohol para las manos, entre otras. Aún en Misa se ven algunas personas que se rehúsan a recibir la comunión en la mano y discuten con el ministro o el sacerdote para forzarlos a que se las den en la boca sin entender los riesgos de salud para ellos y para los feligreses.

Son tiempos de preparativos. En unas semanas llegará, hemos tenido el privilegio del aviso previo. Luego no lamentemos haber perdido este tiempo. Como decía la frase de la serie Game of Thrones: “Winter is coming”, así podemos decir “Ahí viene el Coronavirus”.

paco@pacogarciaburgos.mx

0 Comments

Leave a Comment