La participación de la gente común en la organización y formas de gobierno, les causa pánico a los políticos corruptos y a los grupos privilegiados por esa corrupción.

Por eso es audaz y valiente la determinación del Congreso de Baja California de realizar una consulta ciudadana para que las personas de las colonias y los fraccionamientos populares decidan si quieren que el próximo gobierno estatal dure 2 ó 5 años.

Jaime Bonilla Valdez fue electo como gobernador, y la gente que votó por él, no votó pensando en si era por 2, 5 ó 6 años su periodo de gobierno, que por cierto, la mayor parte de la campaña era para un periodo de 6 años, pero las decisiones cupulares se impusieron a sólo 2 años.

La consulta ciudadana será una acción legitimadora que le da su lugar a la gente común para que decidan, sí o no, la ampliación de 2 a 5 años del gobierno de Jaime Bonilla.

A pesar de las campañas mediáticas en contra de dicha ampliación, encabezadas por la cúpula empresarial del país en voz de Gustavo de Hoyos Walther, enemigo de Jaime Bonilla; y de los medios de comunicación aliados al PRI, al PAN y al PRD, los diputados de MORENA y el gobernador electo, decidieron enfrentar nuevamente a sus rivales y dejar que el pueblo decida.

En la consulta lo que cuenta es única y exclusivamente el resultado. Así que lo que la mayoría de los ciudadanos comunes diga de la ampliación del mandato de 2 a 5 años será lo que valga, ya no importará ni el cómo, ni el cuándo, ni por quiénes o por qué se dio la reforma de ampliación; lo único que valdrá es lo que quiso la gente: Un sí o un no.

La consulta ciudadana hace a un lado al resto de las instituciones del país, el poder es del pueblo y las instituciones tienen que someterse a la voluntad popular.

Lo que propone el gobernador electo Jaime Bonilla es devolverle a la gente común la oportunidad de decidir libremente, de contrastar entre lo que él dice de la conveniencia de que su periodo sea de 5 y no de 2 años; contra lo que dicen y dirán sus adversarios y enemigos que esperan que gobierne el menor tiempo posible.

No es poca cosa la consulta ciudadana, es quitarle la seudo opinión pública a las cúpulas políticas, a los empresarios y los “Expertos” académicos o periodistas, para que la verdadera opinión pública sea expresada por la gente de la calle en las urnas.

La consulta es una sana aspiración a quitarle a unos cuantos privilegiados las decisiones que nos afectan a todos, y que todos, decidamos con responsabilidad nuestro futuro.

Eso es lo que ya está ocurriendo en Baja California.

0 Comments

Leave a Comment

Calendario

img advertisement

Síguenos

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

img advertisement

Publicidad

img advertisement
img advertisement

Síguenos

Etiquetas