Esto es México, el país donde seguramente es más peligroso ser mujer que ser policía. El país donde verle las nalgas a una mujer y decirle “Piropos” es visto como un símbolo de hombría, de machismo, de empoderamiento masculino, “Mi hijo de primaria dice que todas son sus novias”, “Mi hijo está en el kínder y ya le anda dando besos a las niñas”, “El mío le levantó la falda a su compañerita”.

Este es el país donde los hombres suelen decirle mi amor, mi vida, mi reina, mi chula, a mujeres que ni siquiera conocen ¡solo porque son mujeres! Donde una mujer no puede caminar tranquilamente por las calles sin sentirse acosada, sin dejar de ver a su alrededor por miedo a que la persigan, la secuestren, la violen, la maten y luego la tiren al monte como un pedazo de trapo.

Así las cosas en México, donde las mujeres de ninguna edad están a salvo. Si eres niña, te secuestran a la salida de tu escuela o de camino a tu casa, igual te violan y te asesinan. Si eres joven te persiguen un día por la calle, te suben a un carro y jamás vuelves con vida. Si eres adulta te juzgan, que porque no te has casado, porque no tienes buen empleo, porque te vistes “Informal”, porque no tienes hijos o porque cómo es posible ser madre soltera. Y te sentencian “Tú lo que necesitas es un hombre que te trate bien”. Para acabar pronto, la situación de la mujer en México es más complicada de lo que parece.

Y mientras dice el presidente López Obrador que de los feminicidios no le pregunten, que no quiere que se desvíen de la rifa del avión presidencial (Así lo dijo, no es invento mío). Luego, durante una visita a la Guardia Nacional, López Obrador les dijo a los uniformados que los delincuentes también son seres humanos, que merecen todo nuestro respeto, que el uso de la fuerza debe ser racional. Que no se les pase la mano.

Me pregunto si el presidente López, sabrá del dolor tan grande de perder a un familiar a manos de la delincuencia organizada. Me pregunto si ya le habrán secuestrado a algún familiar. Si ya le habrán asesinado a una hija. Si ya le habrán violado a una nieta o a un nieto. Me pregunto si, a pesar de todo eso, seguiría tratando a esos criminales con clemencia.

México cerró el 2019 con más de 3,142 mujeres asesinadas, de estos casos alrededor de 1,000 fueron catalogados como feminicidios y en lo que va del 2020  ya se contabilizan 265 feminicidios. ¿Sí se da cuenta de lo serio de esta situación? En este tema tan delicado, tan horrible, el día de mañana nuestras hijas, sobrinas, nietas o hermanas, pueden ser parte de esta lamentable estadística, porque en este país no hay seguridad para las mujeres.

Dicen que como México no hay dos, y en verdad espero que no haya otro país igual donde violenten, maltraten, humillen, maten, violen, acosen y discriminen a la mujer.

Y todavía se enojan porque las mujeres salen, marchan, porque queman, porque pintan, porque rompen. Que arda lo que tenga que arder y que rompan lo que tengan que romper para hacerse escuchar. Por años les han roto la dignidad y la vida entera.

#NiUnaMenos.

0 Comments

Leave a Comment