Uno de los conceptos más importantes para fortalecer los aprendizajes de cualquier tema, representa la lectura, aunque muchos piensan y creen que ésta se debe dar en la escuela solamente, están muy equivocados.

Crear el hábito de leer, es una tarea que se lleva mucho tiempo, regularmente empieza durante el periodo de la niñez, aunque está comprobado que en cualquier etapa de nuestra vida se puede adquirir y una vez que se logra, permanece para siempre.

Se dice que en México existen muy pocos lectores, esto debido a un cambio generacional que se dio, entre otros factores, cuando se inventó la televisión que vino a cambiar la manera de convivencia familiar, alejándose de los libros para ver los diferentes programas televisivos, que resultaban más atractivos.

La lectura se debe iniciar en el hogar, cuando el niño apenas empieza a hablar, porque una imagen o un dibujo obliga al niño, motivado por sus padres, a expresar lo que está viendo, en ese momento él está “Leyendo” aunque no haya letras o palabras.

Los libros forman parte de los medios con que cuenta el hombre para conocer y evaluar la existencia humana. La lectura es una facultad gracias a la cual el hombre establece una interacción con el pasado, aprende a comprender el  presente y se atreve a vislumbrar el futuro.

Hoy en día y siempre, debemos aceptar y reconocer que un niño que lee, aprenderá más que los demás y se apropiará de conocimientos por sí solo, sin necesidad de que alguien le enseñe, porque con esa práctica avanza más en la adquisición y comprensión  de conceptos que le darán ventaja sobre quienes no lean.  

Existen varios tipos de lectura para poder practicar y utilizar el tiempo que cada familia determine hacerlo, pero lo importante es que se haga como tarea diaria:

  • LECTURA EN SILENCIO, ésta se da siguiendo con la vista las palabras y manteniendo la boca cerrada.
  • LECTURA EN VOZ ALTA, es lo contrario de la anterior, pero  aquí se aprecia y se evalúa la pronunciación que se da a las palabras que componen el texto.
  • LECTURA DE COMPRENSIÓN, para quien esto escribe es la más importante, se trata de leer, en silencio o en voz alta, un párrafo o un texto y después explicar, con otras palabras, el contenido de lo leído o responder a preguntas que se le haga con referencia al contenido del texto.
  • LECTURA DE RAPIDEZ, actualmente muy poco usada, se refiere a leer en voz alta un texto durante un tiempo determinado, regularmente era un minuto, pero tenía que evaluar la claridad de las palabras y la pronunciación de las mismas.

Los anteriores tipos de lectura, todas deberían ser de COMPRENSIÓN, porque se debe dominar la retención de los conceptos que se manifiestan en los párrafos que se lean.

Existen también muchos temas en todas las lecturas, todas son importantes, desde los cuentos infantiles, pasando por las grandes obras literarias de reconocidos escritores y las que están en los libros de texto que la Secretaría de Educación proporciona a los alumnos, hasta las revistas científicas que tienen términos algunos incomprensibles.

Lo más importante es la recomendación que podemos hacer a los Padres de familia, hacer que sus hijos lean y vuelvan a leer, en cualquiera de los tipos mencionados, veinte a treinta minutos diarios es suficiente y a los profesores para que también realicen ese ejercicio con sus alumnos, de manera constante y permanente, al Sistema Educativo, para que promueva acciones que impulsen la actividad de lectura y que se establezca en cada centro educativo una pequeña o grande biblioteca, además de regresar las bibliotecas de aula que anteriormente utilizábamos y que era actividad diaria en cada salón de clases.

El fortalecimiento de la práctica de la lectura debe ser una tarea de toda la comunidad educativa, padres, maestros, autoridades educativas y la sociedad en general, hacerlo por recreación o por acrecentar nuestra cultura pero siempre hacerlo por gusto de leer.

jedelfin@yahoo.com

0 Comments

Leave a Comment

Síguenos

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

Síguenos

Etiquetas