Compañeros de trabajo tóxicos, un mal ambiente e trabajo, jefes que explotan, es probable que estemos muy cerca de que el síndrome de “Burnout” sea considerado como una enfermedad laboral por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este síndrome es el resultado del estrés laboral crónico, dicho estrés provoca que la persona se sienta impotente ante los problemas y retos que se presentan en su vida laboral, aquí se ven involucrados pensamientos, emociones, ideas y actitudes negativas hacia los compañeros de trabajo, jefes, clientes o así mismos.

Algunos de los síntomas son: sentimientos de fracaso, frustración, falta de concentración, irritabilidad, humor variable, fatiga, dolor de cabeza, problemas para dormir, etc.

Que la OMS decida considerarlo como una enfermedad real, implica que padecer de este síndrome será motivo para derivaciones de consulta de empleados con este síndrome, pero es importante señalar que al mismo tiempo tenemos que poner atención en ese ambiente de trabajo que parece haberse convertido en un lugar perjudicial para el empleado.

Es decir que el problema ni siquiera debería presentarse si las condiciones de trabajo fueran mejores. No solo se trata de enviar a terapia a los empleados, sino de encontrar la verdadera raíz del problema, y darle solución.

Estaríamos dando los primeros pasos, solo los primeros, para cambiar las condiciones de trabajo en todo el país, si vamos a ser realistas, un pobre ambiente trabajo afecta la calidad de vida de la persona que ahí labora.

Vamos todos a decir que tenemos síndrome burnout para que nos den vacaciones” … no va por ahí la cosa, este síndrome será estudiado aún más a profundidad, para permitir encontrar cuales son los parámetros que servirían para evaluar a quien, y quien no, padecen realmente este problema.

Pero el problema si es real, estudios de hace un par de años señalan que incluso el cerebro trabaja de una manera distinta en quien tiene este síndrome, algo así como quienes han vivido algún trauma durante la infancia, ocasionando, por ejemplo, estados de alerta frecuentes, signos de angustia permanentes, etc.

Además de eso quienes tienen Burnout son propensos a padecer enfermedades de corazón, dolores, problemas gastrointestinales, dificultades para dormir, etc.

En todo tipo de trabajo pueden darse estos casos, no importa si eres bombero, policía, abogado, veterinario, cocinero, encargado de ventas, vendedor de quesos o secretario.

El diagnostico de este síndrome tendrá como base 3 aspectos: sentimientos de agotamiento extremo, negatividad recurrente y disminución de la eficacia laboral.

Faltan por lo menos 3 años, en caso de que la OMS adopte al síndrome de burnout como enfermedad real, para que pase a ser parte de la literatura de estudio y evaluación diagnostica para los especialistas de la salud mental.

“El estrés reduce nuestra capacidad para frenar nuestros impulsos”

aguileraf.cf@gmail.com
Facebook /Aguileraf.PsicologicaMente
(665) 845-81-48

0 Comments

Leave a Comment