El martes 9 fue de locos: Amanecimos con la noticia del “Regalazo” al Gobernador electo de Baja California, Jaime Bonilla, que después de una muy sencilla discusión en el Congreso Local, le obsequiaron tres años de gobierno. Ya lo advirtió la Consejera del INE, Pamela San Martín: “Viola el Estado de Derecho, es muy grave, es como si nuestro Congreso mañana aprueba que AMLO amplíe su mandato a 10 años.”

Terminábamos un primero texto para enviarlo a un diario, cuando viene otro bombazo: Gualberto Ramírez Gutiérrez dejó la Unidad Especializada en Investigación de Delitos en Materia de Secuestro de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), de la Fiscalía General de la República. 

¿Qué sucedió? ¿Qué lo llevó a tomar esa decisión? ¿Lo corrieron o renunció? ¿Cómo es posible que se vaya, cuando el delito de secuestro creció exponencialmente en el primer semestre del sexenio? ¿Tuvo problemas con Hertz Manero?

Todas esas respuestas las estábamos buscando, junto con las denuncias presentadas sobre este terrible delito en el país, cuando nos interrumpió la misiva de Urzúa.

El Secretario de Hacienda, uno de los más sensatos del gabinete, anunciaba que se iba: “Discrepancias en materia económica….esta administración toma decisiones de política económica sin el suficiente sustento……me resultó inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un potente conflicto de interés.”

Está diciendo el que manejaba la chequera que una bola de ineptos están incrustados en una de las dependencias más sensibles de la décima segunda economía mundial, y que cercanos al Presidente metieron a los cuates a posiciones clave, ¿Para hacer negocios? ¿Para apoyar proyectos políticos de grupo o personales? ¿Para sangrar las arcas nacionales?

Nos debe una respuesta a los mexicanos el mismo titular del Ejecutivo, porque las advertencias en esa carta, podrían derrumbar la calificación de México y tirar al cesto de la basura el proyecto social de la Cuarta Transformación.

Aún tiene tiempo Andrés Manuel López Obrador, solo se necesita un poquito de humildad para dar un golpe de timón, y la salida del Secretario de Hacienda y  las caras del nuevo titular al tomar posesión, habrán quedado en simple anécdota.

Ya por la tarde noche, detuvieron a Juan Collado, el abogado de los ricos y poderosos, que comía con Carlos Romero Deschamps. Millones se decepcionaron porque quieren ya al líder petrolero tras las rejas.

¡Qué martes!

*Periodista, editor y radiodifusor

@GustavoRenteria

www.GustavoRenteria.mx

0 Comments

Leave a Comment

Calendario

img advertisement

Síguenos

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

img advertisement

Publicidad

img advertisement
img advertisement

Síguenos

Etiquetas