El gobierno federal ha completado hasta ahora una sexta parte de la administración y en materia de seguridad y justicia sigue culpando de sus desaciertos y fallidos resultados a sus antecesores -con marcado énfasis a Felipe Calderón- cuando lo cierto es que la estrategia que ha seguido hasta ahora no ha sido adecuada para la contención de la elevada incidencia criminal que azota al país casi por completo. Tal vez su negativa a rectificar el rumbo y a dar el golpe de timón que se requiere para replantear y generar una nueva estrategia que permita contener la criminalidad y disminuir los índices delictivos se apoya en que aun le quedan cinco años de gobierno, pero no puede desestimar que de continuar con lo que se ha venido haciendo hará que la delincuencia siga ganando terreno el cual será muy difícil y costoso recuperar. El gobierno debe entender que no puede seguir flotando en el limbo de la mediocridad ante la ausencia de resultados visibles y medibles aunque considere que tiene sobrado tiempo para insistir en algo que no le ha funcionado.

Pero si al gobierno federal se atiene a que le quedan aun cinco largos años para replantear su estrategia, no es el caso de los gobiernos municipales en Baja California pues su corta gestión de 24 meses los obliga a dar buenos resultados de manera inmediata en el combate a la criminalidad y, por lo pronto, conforme a la estadística delictiva que mensualmente publica el gobierno de Baja California a través de la Fiscalía General, es evidente que todos van reprobando pues en todas las ciudades la delincuencia ha aumentado.

Pasemos a las cifras precisando que se compara el último trimestre de 2018 contra el último trimestre de 2019 que es, precisamente, el primer trimestre de cada gobierno que recién iniciaron en octubre; le reitero que toda la información es pública y consultable en el portal del Gobierno del Estado, en el área de seguridad y justicia:

DELITOS EN GENERAL

Mexicali aumentó 4 por ciento al pasar de 7 mil 885 a 8 mil 215
Tijuana aumentó 13 por ciento al pasar de 10 mil 132 a 11 mil 499
Ensenada aumentó 1 por ciento al pasar de 3 mil 493 a 3, 631
Tecate aumentó 43 por ciento al pasar de 707 a 1 mil 13
Rosarito aumentó 38 por ciento al pasar de 707 a 977

ROBO EN VÍA PÚBLICA

Mexicali aumentó 29 por ciento al pasar de 365 a 470
Tijuana aumentó 58 por ciento al pasar de 436 a 692
Ensenada aumentó 13 por ciento al pasar de 129 a 146
Tecate aumentó 129 por ciento al pasar de 38 a 87
Rosarito se mantuvo igual en ambos años con 35 robos en ambos trimestres

ROBO DE VEHÍCULO

Tecate aumentó 15 por ciento al pasar de 124 a 143
Rosarito aumentó 14 por ciento al pasar de 194 a 208
Los otros tres municipios tuvieron la incidencia a la baja

ROBO A COMERCIO

Mexicali aumentó 9 por ciento al pasar de 492 a 537
Tijuana aumentó 13 por ciento al pasar de 623 a 707
Tecate aumentó 14 por ciento al pasar de 37 a 42
Rosarito aumentó 58 por ciento al pasar de 31 a 49
Ensenada se mantuvo a la baja

Los anteriores resultados son comparando el último trimestre de 2018 contra el último trimestre de 2019 que es, precisamente, el primer trimestre de ejercicio de cada nueva administración municipal, todas morenistas. Ahora que comparando en el caso de Tecate el último trimestre del ejercicio de Nereida Fuentes contra el primer trimestre de ejercicio de Zulema Adams, los resultados son los siguientes:

DELITOS EN GENERAL

ÚLTIMO TRIMESTRE DE NEREIDA FUENTES: 765 delitos
PRIMER TRIMESTRE DE ZULEMA ADAMS: 1 mil 13 delitos; aumentó 32 por ciento

ROBO EN VÍA PÚBLICA

ÚLTIMO TRIMESTRE DE NEREIDA FUENTES: 55 delitos
PRIMER TRIMESTRE DE ZULEMA ADAMS: 87 delitos; aumentó 58 por ciento

ROBO DE VEHÍCULO

ÚLTIMO TRIMESTRE DE NEREIDA FUENTES: 159 delitos
PRIMER TRIMESTRE DE ZULEMA ADAMS: 143 delitos; bajó 10 por ciento

ROBO A COMERCIO

ÚLTIMO TRIMESTRE DE NEREIDA FUENTES: 23 delitos
PRIMER TRIMESTRE DE ZULEMA ADAMS: 42 delitos; aumentó 82 por ciento

Hay otros indicadores pero aquí le comento los que de manera más directa afectan sensiblemente a los ciudadanos en particular.

Los datos anteriores demuestran que las administraciones municipales van reprobando hasta ahora en el tema de seguridad y justicia, que a nivel municipal es la contención de la incidencia delictiva y el descenso marcado de la actividad delincuencial; pero lo peor e inadmisible es que de haberse convertido Tecate en la ciudad más segura de Baja California por tres años consecutivos en la administración que encabezó Nereida Fuentes, en sólo tres meses se le identifique como la ciudad en la que más ha crecido la delincuencia.

La autoridad debe entender que en el tema de seguridad y justicia no se puede llegar a experimentar, improvisar o a aprender, como tampoco se pueden aplicar ocurrencias o corazonadas. Debe entender que es un tema en el que no se puede perder el tiempo. Si no rectifica pronto, las consecuencias serán peores.

La batuta no trabaja sola: hay que saber moverla.

0 Comments

Leave a Comment