El Papa Francisco en los primeros días que se dieron las infecciones o contagios en Italia, les ordenó a todos los sacerdotes que no tuvieran miedo sobre dicha epidemia y que visitaran a los enfermos, yo creo que el Papa recordó el pasaje cuando Jesucristo visitó a los enfermos o contagiados de lepra y hasta se dice que cenó con ellos, pero fue muy pronto cuando el Papa recapacitó y ordenó cancelar las misas, reuniones, saludos de mano y la ostia, esto porque ya la epidemia se había convertido en pandemia. Ahora en el caso de México, nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, su única preocupación es declarar de que hay más de 184,000 millones de dólares en la reserva y que la economía de México esta estabilizada y que no corremos ningún riesgo en caso de una crisis, citando sus palabras “En cuanto al coronavirus, que tengamos calma, que estemos tranquilos, nuestra economía está fuerte, tenemos finanzas públicas sanas, reservas suficientes para enfrentar cualquier crisis que se pudiese presentar. Vamos a mantener una política económica que proteja a los más débiles”. 

La palabra pandemia o coronavirus, la disfrazó con la palabra crisis, lo único que le preocupa es la estabilidad económica y el blindaje que tiene nuestro país, pero se tiene el conocimiento que la crisis y el no crecimiento de la economía ya tienen más de un año que se ha dado. Si nos ponemos a razonar un poquito, ni los millones que tenemos en reserva en dólares nos salvarían de una epidemia de tal magnitud a los mexicanos, ha quedado comprobado que la crisis ya se dio y que el Presidente no quería que se gastaran los dólares de la reserva.

El Banco de México acaba de sacar para su venta más de 2,000 millones de dólares para estabilizar un poco la devaluación que se viene suscitando. Si ese movimiento es para un problema económico, que pasaría si se diera un problema de tipo social por falta de medicamentos y servicios médicos, ya que no tenemos la capacidad ni la infraestructura en nuestro país. Mencionaba una de las cantantes de Pandora que al viajar en Venezuela o en un país de América Latina al bajar del aeropuerto, les hacían llenar un formulario con su nombre y teléfono, es decir, sus generales, y además les tomaban su estado físico y la temperatura en el momento, si dicha temperatura se excedía de cierto límite eran retenidos y no los dejarían bajar.  

En el aeropuerto de México se acaba de declarar por la responsable de seguridad de la Salud, que en todo el aeropuerto solamente hay un aparato que detecta la temperatura de los viajeros y que solamente se encontraba en una puerta, dando como consecuencia que los miles que a diario viajan no se les podría detectar. Mi pregunta es, si en Estados Unidos ya cerraron el parque de diversión disneyland, prohibieron juegos de básquetbol profesional ya que un jugador del equipo de Jazz de Utah había sido infectado, se ordenó el cierre de los teatros en Nueva York y se prohibieron los viajes tanto por avión como de barco que viniera de Europa incluyendo los países Asiáticos. Qué medidas estamos tomando, si solamente se concretaron en un estudio de la Universidad Autónoma de México, que entre el 20 y 30 de marzo se iba a expandir dicha epidemia o pandemia y que las consecuencias serían graves, que va a decir mi querido señor presidente y su gabinete en caso de que estuvieran blindados cuando fallezcan miles de personas y no puedan ser atendidas por su falta de capacidad y medicamentos en los hospitales. La estabilidad económica de México se encuentra perfectamente, dice Andrés Manuel ¿a quién le vamos a echar la culpa de las muertes que se lleguen a dar?

Nos vemos a la próxima.

0 Comments

Leave a Comment