Doctor José Francisco Figueroa Puente,un excelente médico cirujano con especialidad  en ginecología y obstetricia, radicado en esta ciudad desde hace más de 40 años. Un Doctor infatigable y dedicado con corazón y amor a su profesión. Porque escribo y lo menciono, es por la sencilla razón de que lo considero como uno de mis más grandes amigos, al que siempre he admirado por su profesionalismo y dedicación. Actualmente siendo servidor público se encuentra prestando sus servicios en ISSSTECALI (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Gobierno y Municipios del Estado de Baja California) en la ciudad de Tecate, Baja California.

La cuestión por la cual me refiero a dicha persona es porque ha dejado de prestar sus servicios de forma indefinida en la ya mencionada Institución es porque está padeciendo una enfermedad de difícil curación y que es muy común entre los hombres, como es el cáncer de próstata. Fue internado en el mismo hospital en que presta sus servicios y posteriormente trasladado al hospital ubicado en el Mirador de la Ciudad de Tijuana, Baja California. Hoy tengo conocimiento de que se encuentra en su casa en la ciudad de Tecate, por lo cual le deseo su pronta recuperación y venza la enfermedad que le ha estado afectando.

Aprovechando el momento y de la crisis mundial por la pandemia del coronavirus, escuchando la radio el día de hoy 28 de febrero por la madrugada en el programa del periodista Oscar Mario Beteta de la Ciudad de México, en donde se hacían comentarios y entrevistas del avance de dicha epidemia en todo el mundo. Es el caso que un médico comento y espero que se haya equivocado, si se propagaba en el país de México se podían infectar más de 72 millones de personas. O no escuché bien o todavía me encontraba dormido o fue que dicho doctor se confundió al decir eso, por lo cual voy a solicitar al director Francisco Javier Fimbres Durazo que si me puede proporcionar la grabación del noticiero que se inicia a las 3:30 de la mañana en esta Ciudad.

Hago esta observación, porque a mí en lo personal, cuando por una sola vez interné a mi señor padre al Seguro Social en la Ciudad de Tijuana, Baja California, quede tan decepcionado que una institución que supuestamente se maneja un multimillonario presupuesto no existían medicamentos, y para hacerle un examen de diálisis no fue posible porque los tres aparatos para miles de personas que lo requerían estaban descompuestos. No culpo a los médicos porque existe una gran calidad y profesionalismo de los mismos, sino que hago responsable a todos aquellos políticos que se han servido de los derechos y prestaciones de los trabajadores y de los cuales se les descuenta mes por mes una cantidad para tener un buen servicio médico que sea de calidad y de dignidad.

En el caso de mi amigo José Francisco Figueroa Fuente, un doctor que salvó vidas y recuperó enfermos en su vida profesional, tanto en lo particular como en el ISSSTECALI. Tuve conocimiento que no tenían el medicamento para darle su asistencia médica, un medicamento que mensualmente constaba más de 70,000 pesos y que fue aportado por toda la familia de dicho profesionista. Ahora ubicando la situación real de los servicios médicos, hospitales y medicamentos de nuestro país, no tenemos y ni estamos preparados para contrarrestar una epidemia que realmente es una pandemia, en caso de que se llegase a presentar y como dice el Indio que Dios nos coja confesados.

Un claro ejemplo de forma nacional es la falta de atención a los niños con cáncer de México y a las mujeres en la enfermedad conocida como el Cáncer de Mama, a los cuales se les dejó de asistir y proporcionar los medicamentos para su tratamiento, presentándose la inconformidad con las manifestaciones realizadas por los padres de los niños con cáncer y las mujeres afectadas en la ciudad de México.

Quisiera saber a quién se va a culpar por dicha negligencia por falta de abastecimiento de los insumos, medicamentos y aparatos que se requieren para llevar a cabo tal batalla a la epidemia más grande que se ha presentado en nuestro planeta.

Nos vemos a la próxima.

0 Comments

Leave a Comment