Por Paco García Burgos, Consultor y analista político.

Una buena noticia en medio de tantas malas que nos ha traído la pandemia. En una acción conjunta con el gobierno mexicano, la fundación de Carlos Slim anunció una inversión millonaria para asegurarse que la vacuna que está experimentando la Universidad de Oxford, llegue al pueblo mexicano lo antes posible.

La Universidad de Oxford ha anunciado desde el inicio de la pandemia, que se encuentra haciendo el trabajo científico que produzca una vacuna contra el Covid. Pareciera ser que es la institución que lleva más avances en el mundo. También China tiene dos con un avance muy importante. Rusia anunció que ya tenía una vacuna pero no entregó la evidencia científica que lo demuestre, por lo que otros laboratorios y la OMS han tomado el anuncio con cautela.

De concretarse una vacuna segura en lo que resta de este año, como todo parecer ser que sucederá, en lo que se produce, se envasa, distribuye y aplica, podrían pasar otros 12 meses para que todos los mexicanos, o al menos los grupos vulnerables, estén vacunados. En una perspectiva normal de tiempo, estamos hablando de finales del año 2021. Un año y medio más de cuarentena, de ver a nuestros seres queridos, enfermarse, sufrir y morir en muchos casos. Con esta decisión de la fundación y del gobierno mexicano, en la cual también participará el gobierno de Argentina para beneficiar a su población y a la de América del Sur, la vacuna llegará entre 6 y 12 meses antes de lo que hubiera podido llegar. Hacia el verano del año 2021 a más tardar, se estará aplicando la vacuna en todo el país.

La Fundación Slim, destinará recursos suficientes desde ahorita, es decir, antes de que la vacuna de Oxford esté aprobada, para llevar a cabo los preparativos necesarios, adquirir materias primas y equipo para estar listos y empezar a producirla en cuanto se apruebe. Si no se aprueba, será dinero perdido de la fundación, y ese es uno de los méritos de esta acción. Si se aprueba, el gobierno de México comprará las vacunas suficientes para todos, a un precio que al llegar al consumidor final sea menor a los 100 pesos.

Empieza también una discusión respecto de las prioridades en la aplicación de la vacuna. Me parece que debemos solidarizarnos todos con el personal de salud y que deben ser ellos los primeros en aplicarse la vacuna. Han estado arriesgando su vida, no exagero, algunos la han entregado, por servirnos a todos, especialmente a los que han resultado positivos de Covid. Es nuestro ejército en esta guerra cruel que estamos viviendo. Son ellos quienes deben estar más fuertes y preparados para seguir dando la batalla. Los otros grupos vulnerables deberán seguir después hasta llegar al último mexicano.

A menos que se descubra un medicamento que ya esté en circulación y que no sea necesario fabricar, esta parece ser la alternativa más cercana que tenemos para enfrentar la pandemia. Enhorabuena por el gobierno del Presidente López Obrador, por la Fundación Slim, y por la Universidad de Oxford.

paco@pacogarciaburgos.mx

 *LAS OPINIONES DEL AUTOR NO REFLEJAN LAS DE LA EMPRESA*

0 Comments

Leave a Comment