Soy un convencido de que el problema de fondo del país es la impunidad. La corrupción avanza de manera incontenible por que los servidores públicos dados a esa práctica saben que lo más probable, es que no les pase nada, no serán denunciados, y si lo son, no serán sentenciados. El crimen organizado sabe lo mismo, que puede mandar matar a alguien a través de sus sicarios, y lo más probable, es que no les pase nada, que nunca serán detenidos, y que si lo son, no serán sentenciados. Lo mismo pasa con el que se pasa el semáforo en rojo, o el que se estaciona en un lugar destinado a personas con discapacidad, lo más probable, es que no le pase nada.

Solo como dato, en Baja California se denuncian poco más de 9 de cada 100 delitos cometidos, y de ellos, son sentenciados menos de 1 de cada 100. Nuestro Estado tiene una de las tasas de mayor impunidad en el mundo. Una de las razones para ello es, por supuesto, la falta de cultura de la denuncia. Los 90 delitos de cada 100 que no se denuncian, nunca tendrán la oportunidad de pasar por manos de la justicia por que ni siquiera fueron denunciados. Y de los que sí se denuncian, la mayor parte de las veces no avanzan con éxito por una falta de elementos de las corporaciones policiacas, por insuficiencia de agentes del ministerio público y por los pocos jueces que hay en el país, por mencionar solo algunas causas

Esta semana conocimos la noticia de que el gobierno de Jaime Bonilla presentó denuncias contra varios funcionarios del gobierno de Kiko Vega, él incluido. Se habla de montos de 1,200 millones de pesos, de desviación de recursos, peculado, pago a empresas fantasma y otros delitos que suman 13. Ya desde la renuncia del Auditor Superior del Estado, Carlos Montejo, seguidor de Kiko Vega desde que su padre vivía y fue Presidente Municipal de Tijuana, lo cual le da un peso distinto a sus palabras, se habló de que fue presionado por diversos personajes para que encubriera una serie de faltas a la ley del anterior gobierno. Esto solo viene a reforzar lo que está en el consciente colectivo del estado, que ese fue un gobierno corrupto desde el primero hasta el último día del mandato.

Ya está la denuncia. Ahora esperemos que se investigue en estricto apego a la ley. No queremos que se les juzgue injustamente, y tampoco queremos que se les exonere impunemente. Ojalá esta denuncia siga un camino ejemplar de transparencia, celeridad y de justicia.

Bien por el Gobernador Bonilla, hacemos votos por que la lucha contra la impunidad sea un sello de su gobierno.

paco@pacogarciaburgos.mx

0 Comments

Leave a Comment