Seguramente ha escuchado hablar en múltiples ocasiones del Grupo de Coordinación, de las reuniones que celebra, de los acuerdos, de los participantes, de los ausentes, etcétera: Hoy compartiré con usted algunos datos fundamentales de sus orígenes porque siempre hay quienes salen con eso de que “Hoy como nunca se ha hecho esto, nunca antes se había visto esto otro, en ningún otro gobierno antes, yo apagué lumbre con gasolina, etc”. Le platico.

Don Héctor Terán Terán

Las reuniones interinstitucionales en materia policíaca entre los tres órdenes de gobierno iniciaron como tales en 1998 cuando el Gobernador del Estado era Don Héctor Terán Terán. Para entonces se desempeñaba como Delegado de la PGR en Baja California el General y Abogado José Luis Chávez García, siendo Comandante Estatal de la Policía Judicial Federal (PJF) el Mayor Felipe Pérez Cruz. El Procurador de Justicia era José Luis Anaya Bautista y después de múltiples confrontaciones con la federación al grado de que la PJF llegó a detener la caravana del gobernador con él a bordo (Viajaba en camionetas Suburban), fue reemplazado por Marco Antonio de la Fuente Villarreal. En esos años, era común encontrarse en las calles con caravanas de tres o más vehículos Suburban, pick up o similar, y no se sabía a simple vista si eran caravanas oficiales o delincuenciales. Estas proliferaron con intensidad durante el gobierno de Ruffo, quien con su cándida inocencia fue quien abrió de par en par las puertas del narcotráfico por medio de su hermano Claudio. (Para más información: “Con las alas rotas. Medio siglo de procuración de justicia en Baja California”. 2008, de mi autoría.) Pero sigamos en el tema.

Alejandro González Alcocer

El Delegado de la PGR toma entonces (1998) el liderazgo que no existía en los mandos policiales que estaban activos en Tijuana: Juan Manuel Nieves Reta en la Policía Municipal, Álvaro Castilla en la Policía Judicial del Estado (Fue el último Comandante de la Policía Judicial y el primero de la Policía Ministerial), involucra a los Servicios Periciales (Yo estaba al frente) y así, semanalmente, convocaba a un desayuno donde se comentaban actividades, se planeaban operativos, se evaluaban resultados, y se diseñaban estrategias en reuniones ejecutivas y provechosas. En octubre de ese año muere Don Héctor, se cimbra el Estado, se designa a Alejandro González Alcocer gobernador (AGA) y este nombra Procurador a su concuño Salazar Pimentel, con quién mantenía dos coincidencias: ambos eran abogados, y ambos eran igual de irrelevantes en el ejercicio de la abogacía, pues para entonces destacaban en litigar casos de planchas descompuestas en la PROFECO.

Eugenio Elorduy Walther

Concluye AGA y Eugenio Elorduy Walther (EEW) asume como Gobernador. Inteligente, bravo, entrón, dispuesto a apagar los fuegos delincuenciales que encendió su antecesor; es allí cuando inician en el Cuartel Morelos las juntas quincenales a las que se invita a los mandos de todas las corporaciones policiales del Estado y de los tres órdenes de gobierno, las que eran encabezadas por él, el Procurador Martínez Luna y el titular de la reciente SSP Bernardo Martínez (A la postre Secretario General de Gobierno) y después Manuel Díaz Lerma. Participaban de manera activa el Comandante de la Región Militar y el Comandante de la Zona Militar y se trataban de reuniones ejecutivas de evaluación de resultados quincenales, diseño de estrategias, planeación de operativos, priorización de objetivos, medición y evaluación de resultados, etcétera. En múltiples reuniones de estas me tocó participar tanto como Director de Servicios Periciales y Coordinador de la Unidad de Investigación contra Homicidios en la zona costa del Estado, y como Director de la Policía Municipal de Tijuana después. En Mexicali estuve, incluso, en la reunión de emergencia que se realizó el día que balearon al titular de la SSPE, Manuel Díaz Lerma y ante la falta de apoyo de sus superiores jerárquicos y políticos le dije (Recientemente había pasado por un episodio similar): “La familia es primero; si no te apoyan, mándalos a la chingada”. Un mes después era Agregado Jurídico en la Embajada de México en Suiza.

José Guadalupe Osuna Millán

Terminó su gestión EEW y llegó José Guadalupe Osuna Millán (JGOM), quien también se convirtió en líder del tema contra la inseguridad. Sabía de éste; coordinaba, diseñaba, evaluaba, increpaba. Dirigía las reuniones con pleno conocimiento de causa y del tema. Siendo Director de Seguridad en Rosarito asistí a muchas de éstas acompañando al Presidente Municipal (Asistían todos los Alcaldes con sus titulares de Seguridad) y también los titulares de seguridad en el Estado, donde de manera ejecutiva, profesional, dinámica y efectiva participaban los asistentes. De hecho me tocó sugerir en una de éstas, cuando ya había gobernador electo (Kiko Vega) que fuera invitado con tal carácter para que se compenetrara no sólo de la dinámica sino del formato, contenido y resultados.

Terán, EEW, JGOM, con reuniones de Coordinación interinstitucional en el combate a la delincuencia; muchos años bajo el mismo formato y perfeccionando este. Y llegó Kiko Vega al cargo.

“Kiko” Vega

Kiko, en sus primeros tres años de gobierno siguió más o menos bajo el mismo formato que el de sus predecesores, con la variable de que sus intervenciones eran kilométricamente maratónicas, y seguían asistiendo todos los actores de antes, sobre todo los Presidentes Municipales con sus mandos de seguridad porque ¿quién mejor que ellos -Los titulares de las policías municipales- para opinar y asesorar a su Alcalde en dichas reuniones? No invitarlos sería como pedirle a un Médico General (Mis respetos) la opinión que le corresponde a un Cardiólogo Intervencionista (Médico con Subespecialidad, o sea, varias especialidades).

Pero llegó el cuarto año de gobierno de Kiko (2017), y en su primera reunión celebrada en Ensenada con los Presidentes Municipales de los Ayuntamientos, recién estrenados se topó con algo que le disgustó y a partir de allí cambió el formato, pues entre los asistentes estaba el hermano de quién fue su contrincante a la gubernatura en 2013 y quien le ganó el voto entre el electorado, pero que la cúpula presidencial le entregó al PAN, otra vez, a cambio de algo: El Pacto por México. Kiko cambió el formato para que a partir de entonces a esas reuniones mensuales fueran los Presidentes Municipales sin sus titulares de seguridad municipal y, ¡Qué bueno! pues ya eran reuniones tortuosas, kilométricas, escuchando al dueño del micrófono y su monólogo interminable. Si hubieran sido efectivas y eficientes, como las de sus antecesores, la situación delincuencial y de impunidad en Baja California no estaría tan dramática, de donde se distingue Tecate por ser la excepción a la regla.

Continuará…

0 Comments

Leave a Comment

Calendario

img advertisement

Síguenos

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

img advertisement

Publicidad

img advertisement
img advertisement

Síguenos

Etiquetas