Momento complicado para muchos jóvenes y sus familias, el no haber quedado seleccionado en ninguna escuela pública representa un gran problema para ellos y a su vez a sus seres cercanos. ¿Cómo enfrento éste nuevo reto? Es la pregunta que ronda en la cabeza de muchos jóvenes. En mi experiencia, lo que he aprendido al haber sido docente de jóvenes de preparatoria es: El momento de evaluar todo lo que esa persona tiene en la actualidad para seguir estudiando, quizá es tiempo de tomar un curso de nivelación académica para en el futuro llegar mejor preparado a presentar el examen de ingreso a la Universidad. O hay que tomar un curso de idioma, tomando en cuenta el estudio que se quiere seguir. Aquí lo más importante es adquirir habilidades y adiestramientos que puedan ser aprovechados en el futuro.  No hay que  perder la disciplina de seguir estudiando, hay que recordar que la memoria y el tiempo que se dedica al estudio cada día son hábitos que deben ser realizados con constancia, por lo que mi mayor recomendación es: estudia cada día como si continuaras en la escuela, esto te permitirá seguir aprendiendo, tener hábitos de estudio y evitarás que a tu cerebro llegue pereza mental, pues como cualquier músculo debe ejercitarse cada día,  recuerden: el hecho de no haber quedado seleccionado como aspirante a estudiante universitario no significa que la persona no tenga habilidades para seguir estudiando.

Es el joven quién debe valorar sus propias expectativas: ¿Qué me gustaría aprender? ¿Para qué soy bueno? ¿Estudiar la Universidad es mi única opción?  Además, deberá busca otras alternativas en relación de las actividades que le agrada hacer, incluyendo aquellas que se consideran pasatiempos, porque éstas pueden ser alternativas de trabajo especializado. Hay quienes no vemos el trabajo calificado en otras actividades y lo son. Como ejemplo, pensemos en que debe haber Médicos Geriatras, pero no en que debe haber más cuidadores profesionales de personas de edad avanzada, o centros especializados dónde los ayuden a pasar ciertas horas del día con actividades adecuadas a su edad e intereses.

Es importante recordarle, a los aspirantes a estudiantes universitarios, que según nos dicen: solo los que obtienen la mayor puntuación son los que llegan a ser seleccionados. Muchos de los aspirantes que fueron rechazados egresaron de la preparatoria con un buen promedio, pero que hay que tener en cuenta que esto es una competencia en donde sólo quedan los de los mejores promedios. No es cuestión de suerte, es cuestión de estudiar, practicar y dar lo mejor de ti para lograrlo. También se olvida un factor importante, que en el momento de realizar el examen estás frente al factor tiempo, así que si debes buscar una forma que te ayude a presentar el examen de mejor manera: ¡Practica! hasta que obtengas un buen resultado. Hay personas que no lograron su ingreso a la universidad en el primer intento, por lo que yo apoyo a quiénes dedican tiempo para prepararse con la finalidad de ser estudiante universitario, han realizado el examen más de una vez, hasta que lograron llegar a su objetivo.

También son importantes otros aspectos, al momento de pensar en lo que harás:

Piensa en tu futuro, analiza ¿Qué es lo que más me conviene? Hay escuelas que te ofrecen alguna alternativa de ingreso a otra carrera por que es la que menos demanda tuvo, pero no aceptes aquello de “Por mientras” ya sea por presión de alguien más o desesperación. Si eliges una carrera que no te interesa solo hace más probable que abandones tus estudios más adelante o termines trabajando en algo que no te gusta, siendo poco productivo.

Cuida tu tiempo. Si te dedicas a trabajar tiempo completo puede llegar a ser algo muy atractivo de momento, pero no es la mejor decisión, si no empleas el tiempo necesario en prepararte para realizar el examen de admisión, o estudies algo que favorezca tus habilidades, ya sea otro idioma (Necesario de cualquier manera independientemente de la actividad que realices). Recuerda estás invirtiendo tu tiempo en tu futuro, así que hazlo de la mejor manera posible, después verás que valió la pena el esfuerzo.

Analiza otras alternativas. Investiga si hay otras instituciones educativas que te ofrezcan calidad con costos accesibles o si ofrecen becas a las que puedas acceder por tu buen promedio.

Muchos jóvenes esperan hasta el año siguiente para estudiar para el examen de admisión, recuerda “El mundo es de quien está preparado”. Así que debes empezar lo antes posible, en el camino del estudio no hay tiempo para perderlo, recuerda: El tiempo es un bien no renovable. Y los temas, se comienzan a olvidar si no practicas constantemente. No pierdas de vista que cada año aumenta el número de solicitantes, lo que significa que deberás dedicarle más tiempo al estudio para quedar entre los mejores. Prepárate, estudia, practica y toma los cursos que sean necesarios para asegurarte de que irás en las mejores condiciones para alcanzar tu objetivo. 

Recuerden que es un gusto estudiar, es mayor cuando estudias lo que realmente querías y un regalo enorme dedicarte profesionalmente a un trabajo que te agrada.

A los papás sólo les diré: Decidir seguir estudiando es una decisión difícil, dedicar cinco años de tu vida o más es un panorama incierto, es una carrera de obstáculos y resistencia para el estudiante y sus papás. Pero ver a un hijo haciendo lo que más le gusta no tiene comparación alguna, al final de cuentas los padres sólo estamos para apoyar a nuestros hijos y acompañarlos en el camino de la vida que esperamos esté lleno de éxitos.  

“El éxito depende de la preparación previa, y sin ella seguro que llega el fracaso”

Confucio

“Si la oportunidad no llama, construye una puerta”

Milton Berle

“El éxito en la vida no se mide por lo que logras, sino por los obstáculos que superas”

Anónimo

0 Comments

Leave a Comment

Calendario

img advertisement

Síguenos

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

img advertisement

Publicidad

img advertisement
img advertisement

Síguenos

Etiquetas