Entendemos que ser víctimas de bullying no es para nada agradable, mucho menos saber que nuestro hijo lo está haciendo y no siempre creemos poder ayudarle de forma adecuada. Ese tema se abordó hace una semana, pero ¿Qué hacer cuando nuestro hijo(a) es el generador de Acoso Escolar (AE)?

Resulta interesante cómo en muchas de las ocasiones parece ser para el padre, o madre, de familia aceptar el hecho de que su hijo es el generador de bullying en las aulas de su escuela, podríamos decir que es bastante común. Es por eso que muchos de los consejos referentes al tema del AE van encaminados al apoyo de las víctimas de acoso, más no de consejos dirigidos al apoyo que necesita el agresor.

Y va una pregunta directa para aquellos padres, o madres, que nos están leyendo: ¿te gustaría que la única manera en que tu hijo pueda relacionarse con el mundo sea la violencia?

Debemos crear conciencia de lo que depara el futuro a un menor que suele ser agresor, estudios demuestran que el generador de AE tiende a ser partícipe con el paso de los años de conductas delictivas. ¿Ahora qué opinas de hacer caso omiso ante lo agresivo que es tu hijo(a) con sus compañeros?

No es necesario esperar a futuro para ver las consecuencias de esta convivencia agresiva, esta forma de comunicarse limita la calidad en las relaciones personales, el agresor suele estar irritado, responde de manera agresiva y sus niveles de tolerancia son bajos. Otras características son la necesidad de mantener el control imponiéndose sobre los demás, utilizando la fuerza o el poder que se ha ido construyendo, esto no es un secreto en el aula pues tienden a externar su superioridad.

¿Qué hago si mi hijo es un agresor?

  1. Importantísimo el identificar el factor que desencadenó este comportamiento, y pensamiento, agresivo en el menor. Conociendo el porqué, estarás más cerca de encontrar soluciones.
  2. Hacerle saber las consecuencias de su comportamiento inadecuado, y que pueden existir repercusiones tanto en la escuela, como en la familia. Es importante no cometer el error de adjudicar la responsabilidad de la situación a los profesores, compañeros del salón. El agresor necesita aceptar su responsabilidad.
  3. La ayuda profesional resulta recomendada, de esta manera los padres pueden adquirir herramientas que les ayuden a enfrentar la situación.
  4. Considera el observar el circulo de amistades de tu hijo.
  5. Acércate y apóyate en la institución educativa para dar el seguimiento, habla con los profesores para evaluar los posibles avances.
  6.  Es importante crear un ambiente en familiar en donde predomine la confianza, comunicación sana y asertiva, en donde la expresión de sentimientos y emociones sea favorecida.
  7. Y tal vez el consejo, para procurar el cambio, o incluso prevenir la aparición y actuación reiterada de comunicación agresiva es SE UN EJEMPLO A SEGUIR.

Padre, o madre, no crees ambientes nocivos y destructivos en el hogar, da fe de que los problemas se pueden resolver de manera diplomática, y no solo con exigencias. Muchas veces el menor es un espejo de lo que se enseña en casa. Y pensamos que podemos actuar, asertiva y agresivamente a nuestra conveniencia para obtener resultados, lo único que creamos es confusión en un ser humano que está en pleno desarrollo, aprendiendo de sus padres, y de aquellos que son mayores que él, sobre como desenvolverse en el mundo.

“Una persona no agresiva, probablemente encuentre un amigo en toda persona”

¿Preguntas? aguileraf.cf@gmail.com

¡Nos vemos en la próxima publicación!

0 Comments

Leave a Comment