Pláticas De-Vidas

Por: Claudia Rosales

A 10 meses de esta pandemia, parece increíble que muchos no hayan entendido, aunque sea un poquito.

Estar enterados de los avances o riesgos es un tema prioritario (aunque haya personas desinformadas o que se dejan llevar por fuentes que prometen curaciones o protecciones “milagrosas”).  Eso es una situación inevitable pero no por ello, deja de ser irresponsable y falto de empatía, el hecho de no respetar la vida de los demás…porque no somos unos ermitaños y vivimos en COMUNIDAD.

El diccionario define la empatía como: La habilidad tanto cognitiva como EMOCIONAL o AFECTIVA del individuo, en la cual es capaz de ponerse en la situación emocional del otro.

En lo personal, considero que la empatía es un valor que nos brinda la oportunidad de motivar a las personas, un motor que nos “mueve” a tener interés por los demás y vivirlo cotidianamente (no como una excepción, sino como una regla).

¡Y bueno! Al decir que es una oportunidad de motivar a los demás, va implícito que se trata de un encauce positivo, en beneficio del otro y del bien común.

Cuando no tenemos empatía, estamos ¡desconectados!

Desconectados de los demás y desconectados en nuestro interior de ese cablecito tan importante entre el cerebro y el alma.  Quien vive con esa conexión activa, desarrolla una capacidad (me atrevo a decir intelectual), de vivenciar lo que está sintiendo alguien más.

Eso, logra que podamos comprender y que podamos tener un diálogo, plática, interacción, intercambio de ideas y demás, de manera POSITIVA para ambos. 

Todo (como siempre) con la base infalible del respeto.  Podemos pensar diferente y no estar de acuerdo.  Pero podemos estar de acuerdo en “no estar de acuerdo”

Sin embargo, el hecho de que yo piense de una manera distinta a la tuya, no me otorga el derecho de atentar contra tu integridad y/o criticarte.  Porque, una cosa es ser crítico y otra, ser un “criticón” (el crítico, aporta soluciones, propuestas de crecimiento, etc. y el “criticón” nomás se burla, despotrica, agrede).

Es una situación de COMPRENSIÓN.

Comprender no quiere decir que vamos a estar de acuerdo con el otro, ¡para nada! Ni que vamos a dejar nuestras creencias o convicciones para ser lo que el otro es… ¡nel!

Comprender implica poder estar hasta en “mega desacuerdo” con alguien más, sin dejar de respetar la posición del otro.

Ahora bien, iniciaba esta columna mencionando la falta de entendimiento o comprensión a 10 meses de la pandemia…y me refiero a esto, por nuestra falta de empatía.  ¡Ésta, tan pateada empatía! Que, como su nombre lo indica, es esa acción de “empatar con simpatía”.

He leído (como muchos) diferentes posturas en cuanto a ciertos temas, como todo en la vida.  Pero ahora, que estamos en pandemia me parece importantísimo respetar la decisión de cada quien.

¿Que si quieren o no tomarse el famoso clorito de sodio? Pues, ¡ok! Se vale argumentar, se vale decidir, pero no se vale agredir a quien hace o no, lo que nosotros consideramos correcto.  Si lo que haces, no va a afectar al resto de la población, pues … ¡date!

Pero, por el contrario, cuando una de nuestras decisiones afecta a los demás, ¡aguas! Porque entonces no estamos siendo asertivos, por ende, no estamos siendo empáticos y hasta podemos caer en un acto de irresponsabilidad.

No podemos olvidar que somos parte de una comunidad, sociedad, clan, familia, etc.

Para ser asertivos tenemos que PONER EN CLARO, afirmar, implicando con ello, el tener la capacidad para transmitir lo que se piensa o se siente sin incomodar, lastimar o AGREDIR a la otra persona (siempre con sustento, información y responsabilidad de nuestras acciones y/o puntos de vista). 

Y, me he topado con cada argumento agresivo y falto de empatía, que es de pensar y de dar frío. 

¡No puede ser que ni esta pandemia nos haya sacudido como seres humanos!

Hay quienes son pro vacunación y otros anti vacunación.  Hay quienes son conscientes y usan su cubrebocas y a los que les vale un soberano cacahuate, si tosen, estornudan o hablan sin un cubrebocas frente a los demás.

¿No te quieres poner cubrebocas? ¡Pues no salgas a donde estamos el resto que nos cuidamos, te cuidamos y cuidamos a los nuestros!

Me queda claro que a veces la gente no entiende, que no entiende.  Pero eso, no les da el derecho sobre la vida de los demás.

¿No te quieres vacunar?  ¡sobres! pero no persuadas a los demás cuando el riesgo de contagio nos ha sobrepasado.

“Es que yo nunca he vacunado a mis hijos y no les ha pasado nada” Pues noooo, porque el resto de la población está vacunada y el riesgo de contacto de tus hijos con algún contagiado es mínimo…  ¿Sabes por qué? Gracias a que alguien pensó por todos y los vacunó, para protegerlos y de rebote…te protegieron a los tuyos.

No podemos negar el curso de la naturaleza, pero tampoco podemos cerrar los ojos ante el desarrollo de la ciencia.  Insisto, cada quien hace de su vida un papalote, pero no se vale que tratemos de influir negativamente, en un bien común.

Y sí, las vacunas existen por algo y para algo.  Si no quieres, no te la pongas…nomás no critiques la decisión de quien sí lo haga, no condenes a quien piensa diferente a ti. 

Alejémonos de los comentarios hirientes y negativos, tratemos de poner a la soberbia en una mesa muy lejana, porque no es recomendable que viva en nuestra cabeza… Es que, tiene la cualidad de alcanzar a quien se cree omnipotente, cuando menos lo espera, y castigar con un buen “bajón de la nube”

Estoy en pro de la vida sana: Alimentación balanceada, ejercicio, pensamientos positivos, sentimientos empáticos, la buena música, la contemplación, etc. Por lo tanto, a quien considera que alimentarse bien y hacer ejercicio es la “panacea” para no infectarse, le recuerdo que también en una vida saludable influye lo que escuchamos, leemos, hablamos, sentimos y hacemos por los demás.

Mucha gente ha muerto. Y muchos de ellos, no eran de la tercera edad, ni fumadores, ni sedentarios.  Esto es un virus que no se pone a seleccionar, no tiene ojos, no tiene cara, no tiene un chip, no tiene corazón…

Pero nosotros, se supone que sí. 

Si vemos que ha muerto tanta gente, no hagamos comentarios que catapulten aún más al que le sobrevive a un familiar.  No comamos pan enfrente de los pobres, no nos sintamos “sabelotodos” porque, ya la vida nos ha dejado muy en claro, que sabemos menos de lo que creíamos.

Si esta sacudida, no nos baja la soberbia y/o la ignorancia, seguiremos fritos por mucho tiempo.

Patear a la empatía, es lo que aparte de tenernos divididos, nos tiene tan castigados.

Hagamos un recuento y démonos cuenta, que inclusive, las personas empáticas suelen tener mayor éxito social. 

Y digo esto porque, en estos tiempos de las redes, a muchos los mueve el interés de tener “followers” … ¡bueno, pues, al menos que por ahí se les “mueva la patita” (ya de “jodido”), y les entre la curiosidad por EMPATAR con la vida y situaciones de los demás!

Ser empáticos, nos hará caminar más SEGUROS y por supuesto, felices.

Ps.1. Si vamos a criticar que sea en son de cura, por soltar carcajada viboresca que es necesaria…así como los “pijamudos” de la calle y demás personajes que alegran los días.

Ps.2. No puedo dejar de escribir mi felicidad porque el “cheetoh” ya se va.  Después de lo ocurrido en el capitolio, tenemos un muy claro y tácito ejemplo de la falta de empatía y el divisionismo.

Ps.3. De todas maneras, de aquí a que nos vacunen… ¡Uhhhh! Así que digamos, qué agilidad traemos con el plan y ya abrieron el “nido de los águilas” para que hagamos fila como los de Phoenix, pues no, ¿verdad?

Ps.4. El “ensayo” del casino arenia, otro típico ejemplo de no ser empáticos.  La lectura que nos dieron es: “Ahí que se enfermen y se rematen los de la tercera edad, sedentarios y demás, que al “cabosss” son los que más visitan el lugar”.

Ps.5. A los que, a estas alturas, piensan que se van a morir con el cubrebocas porque dizque respiran su propio dióxido de carbono, les informo que el mayor porcentaje de la población mundial, lo usamos…y de eso, no nos hemos “petateado”  (Si no creen en los datos científicos, pues he aquí un ejemplo puro y empírico basado en la observación)

-LAS OPINIONES DEL AUTOR, NO REFLEJAN LAS DE LA EMPRESA-

1 Comment

Jorge Bravo enero 18, 2021 at 2:13 am

Muy bueno tu artículo …
La empatía es una virtud .
Saludos y enhorabuena 🙌🏽

Leave a Comment