Son los inicios del mes de julio, muchos niños y jóvenes egresan de sus respectivas escuelas, cada grado concluido los lleva al camino para alcanzar sus sueños, para algunos es solo el término de la instrucción primaria y eso es un gran logro en su vida, otros la secundaria, preparatoria y algunos su camino sigue porque ya tienen su lugar de ingreso en la instrucción universitaria, lo cual es su ingreso a su respectiva carrera profesional y eso ya es un logro. Un jovencito me preguntó hace unos días ¿Qué es lo más importante del ingreso a la Universidad? A lo que respondí, el ingreso a una carrera, después mantenerse en ella, concluirla y seguir estudiando. La manera en que me miró aquel joven me hizo pensar en lo extraño que deben sonar mis palabras, sobre todo para alguien a quien los sueños se le presentan de tal manera que no alcanza a ver hasta dónde puede llegar a llevarle su propia decisión tomada en un momento y esas decisiones le impactarán en el futuro, que concluir una carrera universitaria no es una carrera de obstáculos, es una carrera de resistencia.

Algunas veces esos obstáculos serán el tener que madrugar cada día, otros entregar trabajos a tiempo y algunos tener que lidiar con una materia que por principio de cuentas no tenemos empatía con el docente que nos imparte la materia, y eso no es todo…hay que considerar los tropiezos con el amor, becas o la forma de obtener recursos.

No pude evitar decirle que el camino a recorrer para alcanzar el sueño de ser un egresado universitario lleva sus propios tropiezos…pero con cada escalón alcanzado logrará superarse y además llegar al éxito, que es un camino que no recorrerá solo, lo acompañarán familiares, amigos, compañeros y maestros. Cada uno se llenará de orgullo cuando vea concluida su carrera y como me dijeron alguna vez: “El éxito viene acompañado de risas, sueños y amores, el fracaso es huérfano, será solo tuyo”, suenan duras mis palabras, pero a vivir solo se aprende viviendo, no hay otra forma de aprender.

Lo que sí puedo decirles a muchos jovencitos que están por iniciar una vida profesional es que escriban su propia  historia, con la tinta personal de cada uno, no hay nada más satisfactorio que alcanzar los logros y el éxito poco a poco, que no se desanimen, que sean  soñadores  como “Aquel del idiota que quiso volar igual que las gaviotas” como dice la canción de Alberto Cortez, quizá muchos ya ni conozcan esa pieza musical pero su letra más vigente que nunca hoy en día, en un camino a recorrer, desconocido no solo para esos jóvenes universitarios pues en algunos casos también lo es para sus padres.

Que dejen llegar a su vida aquellas formas de volver a renacer y que se conviertan en su propio Abraxas, donde predomine la parte excelente de su esencia y de su ser, que brillen tanto que el único camino a seguir sea su propio éxito, convirtiéndose en seres en donde predomine su  trabajo a tal grado que los lleve al éxito personal, sin olvidar a todos aquellos que los llevaron a ese lugar, mientras más agradecidos y responsables sean de sus logros, llegarán más lejos. Que sí, hay momentos en que se enfrentarán a laberintos y se sentirán perdidos y cansados por lo que deben hacer, pero que el secreto está en mantenerse, los éxitos no llegan solos. Llegará un momento en que verán cada uno de sus esfuerzos y dedicación coronado con la culminación de su carrera y que mientras avanzan en el conocimiento, habrá menos personas cerca de ellos, pero eso no es malo son nuevas oportunidades de seguir en el crecimiento personal y espiritual. No todo es dinero, también deben dedicarle tiempo a su crecimiento interno. Veo ahora en la instrucción universitaria algunas aportaciones que ayudan a los jóvenes en su preparación como persona y eso me llena de gusto, porque se pretende hacer seres más humanos, armoniosos con su entorno que les permita  florecer en su camino al éxito,  y les haga recordar,  que el éxito no es lo mismo para todos, que el duende de las cosas les jugará algunas veces malas pasadas pero todo es parte de su  preparación hasta que lleguen a convertirse en humanos responsables, trabajadores y sobre todo personas que estén en posibilidad de ser empáticos con el resto del mundo.

Que el mundo del conocimiento no les arrebate la alegría de vivir y sigan siendo “Aprendiz de Quijote”, cada día hagan más que ayer, y que cada batalla ganada es solo un aprendizaje en el camino de la vida, lo mejor está por venir.

“No dejen de soñar, para ser un sujeto más serio, la vida tiene tropiezos, pero grandes alegrías”

                                                                                                                         Anónimo.

“No tengas miedo de renunciar a lo bueno para ir por lo grandioso”  John D. Rockefeller *

0 Comments

Leave a Comment

Calendario

img advertisement

Síguenos

GOOGLE PLUS

PINTEREST

FLICKR

INSTAGRAM

img advertisement

Publicidad

img advertisement
img advertisement

Síguenos

Etiquetas